LAS APARICIONES Y MENSAJE DE FATIMA – Art.1

El contexto histórico y un breve perfil personal de los tres pequeños pastores

Introducción y contexto histórico

El análisis del contexto histórico-cultural en el que tienen lugar las apariciones de Fátima es necesario para entrar en el corazón de su mensaje espiritual y profético. Tuvieron lugar en Portugal en 1917 (precedidos en 1916 por las apariciones del ángel), en la Cova da Iria, cerca de Fátima, donde los videntes, tres niños humildes de la cercana aldea de Aljustrel, llevaron el rebaño a pastar. En aquellos años, Europa se sorprendió por dos acontecimientos dramáticos que marcarían la historia, incluso en el futuro, del mundo entero: la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa que llevarían al comunismo al poder. La conformación geopolítica de Europa ya había cambiado profundamente en el siglo anterior debido a que los movimientos del Risorgimento y el cristianismo se estaba erradicando gradualmente de la vida social y política. Desde un punto de vista cultural y filosófico, no subestimamos la difusión dentro del mundo católico del modernismo, el resultado, como la propia ideología materialista marxista, de las ideas de la Ilustración que habían caracterizado la Revolución Francesa, y contra las que la Iglesia ya había emprendido su batalla (véase por ejemplo la enciclopedia encíclica misma, de las ideas de la Ilustración que habían caracterizado la Revolución Francesa, y contra las que la Iglesia ya había emprendido su batalla (véase por ejemplo la enciclopedia encíclica misma, de las ideas de la Ilustración que habían caracterizado la Revolución Francesa, y contra las que la Iglesia ya había emprendido su batalla (véase por ejemplo la enciclopedia encíclica encíclica Pascendi por el Papa San Pío X de 1907).

Pero para entrar aún mejor en el mensaje de Fátima también es necesario conocer a los videntes, tres humildes pastorcitos: Lucía Dos Santos (10 años en el momento de las apariciones) y sus primas Francisco (9) y Jacinta Marto (7). Los tres niños vivían en familias humildes, pero ricos desde el punto de vista de la fe y llevaban una vida muy sencilla: el trabajo diario, juegos sencillos al aire libre típicos de los niños de esa edad y hechos de guijarros, botones, tarjetas y poco más, y luego algunas oraciones hechas juntas, las lecciones doctrinales en la Iglesia por el párroco, pero también hechas por la madre de Lucía en casa por la noche. Lucía les había dicho a todos que cuando el sol se fue, la Virgen entró en el cielo y primero encendió la luz principal, la luna, detrás de la cual se puso, y luego las diversas estrellas que eran las lámparas de los ángeles. Y los niños tan sorprendidos por la noche contemplaron el cielo … Esta educación cristiana, a pesar de su sencillez, les llevó a tener ya cierta sensibilidad religiosa tanto que a menudo se hablaban unos a otros de Jesús y de la Virgen. A continuación trazamos un breve perfil de los tres pequeños pastores que se inspiran en una fuente auténtica como las Memorias de Sor Lucía.

Jacinta

Lo que más llama la atención de ella es la impresionante capacidad de ofrecer continuamente sacrificios para reparar las ofensas que se hicieron contra el Señor y la Virgen y para obtener la conversión de los pecadores. Especialmente después de que la Virgen le mostró el infierno y los sufrimientos indescriptibles en los que se encontraban las almas condenadas, realmente se tomó en serio esta tarea de orar y ofrecer sus sufrimientos, no sólo aquellos que la vida podía presentarle como las persecuciones y malentendidos derivados de la incredulidad sobre las apariciones, sino también numerosas y pesadas renuncias voluntarias: no bebía si era muy sedienta y cálida , llevaba una cuerda con tres nudos que le causaron lesiones, etc. La niña le dijo una vez a Lucía que la noche había sido tan mala, pero que había preferido no dar la vuelta en la cama para no tener alivio y poder ofrecer ese dolor.

Lucía le dice que Jacinta le dijo que la Virgen había ido a verla y le dijo que si quería convertir y salvar a muchos pecadores tendría que sufrir mucho, que iría a un hospital distante donde, después de mucho sufrimiento, moriría sola. Esta perspectiva, sin embargo, la aterrorizó ofreciéndole todo al Señor, al Corazón Inmaculado de María, a la conversión de los pecadores y al Papa. También dirigió estas palabras a Francisco moribundo: “traemuchos saludos al Señor y a la Virgen; diles que sufriré todo lo que quieran para convertir a los pecadores y reparar el Corazón Inmaculado de María.” Los últimos meses de la vida de la pequeña Jacinta pintan el cuadro de un verdadero gigante de santidad, respecto del cual, probablemente ni siquiera nos damos cuenta, de lo mucho que debemos. Su estado de salud fue descrito por el médico de la siguiente manera:“la niña es esquelética; sus brazos son de una delgadez impresionante; se consume por la fiebre; la tuberculosis, después de un ataque de bronconumutitis y pleuresía purulenta, amenaza al cuerpo débil. Incluso se dio cuenta de que nunca podría recibir la primera Comunión sin el Curso de Catecismo, así que cuando Lucía regresó de misa, le pidió que fuera junto a ella y pudiera apretarla porque dentro de ella estaba “Jesús Oculto”!

En el Orfanato de Lisboa (donde la pequeña Jacinta fue trasladada antes de trasladarse al hospital de la misma ciudad), la Madre María de Purificación Godinho, que la ayudó, recogió muchas de las últimas palabras de la niña que, debido a su contenido, no podía ser de un niño tan pequeño. Recordamos algunos deellos: “Las guerras no son más que castigo por los pecados del mundo”;La Virgen ya no puede sostener el brazo de su Hijo amado en el mundo”;Hay que hacer la penitencia. Si son enmendados, Nuestro Señor perdonará al mundo de nuevo; pero si no cambian, el castigo vendrá. Jesús está profundamente indignado…“; ” Los sacerdotes sólo deben preocuparse por las cosas de laIglesia”; “¡Ay de aquellos (gobernantes ed) que persiguen la Religión de Jesús”;Los pecados que más almas llevan al infierno son los pecados de la carne”;Vendrán ciertas modas que ofenderán en gran medida a Jesús”;Las personas que sirven a Dios no deben seguir la moda. La Iglesia no tiene modas. Jesús es siempre el mismo“; ” Los hombres se pierden porque no piensan en la muerte de Jesús y no hacen penitencia”; “Muchosmatrimonios no son buenos, no les gusta Jesús, no son de Dios”;Sin Confesión no hay salvación”;Ser puro en el cuerpo es preservar la castidad. Y ser puro en el alma significa no hacer pecados: no mires lo que no debes ver, no robes, nunca mientas, siempre di la verdad incluso cuando nos cueste…“; ” La Virgen no quiere que la gente hable en la iglesia”.

La madre Godinho, que asistió a la cirugía, cuenta que diez días antes de su muerte Jacinta fue operada sin poder hacer anestesia total (tanto que se vio debilitada), pero sólo parcial: le quitaron dos costillas y tuvieron una plaga en la que podía entrar en una mano … Durante la intervención, la niña sólo invocaba a la Virgen. En la noche del 20 de febrero de 1920 se sintió mal, por lo que llamó al párroco que la confesó pero, a pesar de la insistencia de la niña, no pensó en darle el viatico porque parecía que no era una muerte tan inminente. En cambio, esa noche Jacinta murió sin siquiera comunicarse.

Francis

Era el más reservado de los tres, hablaba muy poco y a menudo se dejaba solo para orar. Tenía una gran sensibilidad mental y un desapego natural de las cosas del mundo. A diferencia de su hermana pequeña Jacinta, que a veces también era inquieta y caprichosa y que, como Lucía, amaba la danza (una pasión de la que los dos se liberaban tan pronto como comenzaban las apariciones dándose cuenta de que podía inducirlos a pecar de vanidad o de otra manera), era pacífico y condescendiente y en las pequeñas diatribas entre los niños preferían dárselo a los demás y retirarse por su cuenta. Mientras Jacinta oraba tanto y ofrecía sacrificios por la conversión de los pecadores, el pensamiento más frecuente de Francisco era consolar al Señor y a la Virgen de las ofensas que recibían. Después de que la Virgen dijo que él y Jacinta pronto irían al Cielo, ella ya ni siquiera se molestó en ir a la escuela y prefirió pasar tiempo en la iglesia antes de “Jesús Oculto”. Su sufrimiento por enfermedad se los ofreció al Señor, soportando el dolor con paciencia heroica. La hermana Lucía cuenta que en sus últimos días, el único pensamiento de Francisco era ser capaz de confesar bien sus pecados (incluso le preguntó a ella y a Jacinta si podían pensar en algunos de sus pecados que él podría haber olvidado) y finalmente poder recibir a Jesús en la Santa Comunión. El 4 de abril de 1919, justo antes de morir, fue recompensado con una visión celestial y exclamó:“Oh, mi madre, qué hermosaluz que uno allí, junto a nuestra ventana ” y después de unos momentos: “ahora ya no veo“, así que se burló suavemente con la cara iluminada con una sonrisa dulce.

Lucia

Ella era la mayor de las tres, por lo que los otros la reconocieron como una cierta autoridad. Ella estaba vivaz, muy decidida, por ejemplo, se las arregló obstinadamente para obtener, no sin la ayuda de su madre, para poder recibir la primera Comunión con sólo seis años porque, gracias también a la enseñanza de esta última, sabía más de doctrina que incluso de los niños un poco mayores. Es muy hermoso el recuerdo que la Hermana Lucía hace de su primera Comunión y la primera Confesión, el día anterior. El Sacerdote, al final de la primera Confesión, le dijo a Lucía: “Hija mía, tu alma es un templo del Espíritu Santo. Siempre mantenlo puro, para que pueda morar allí con Su acción divina“. Y he aquí, en cambio, las palabras de su madre, el día de la primera comunión: “cuando hayas tenido a Jesús en tu corazón, pidesobre todo al Señor que te haga santo”. Después de la muerte de Francisco y Jacinta, Lucía, por la voluntad del nuevo obispo, también dejaría Fátima (en 1921) y luego abrazaría la vida religiosa primero entre las Dorothees (1925) y luego en el Carmelo de Coimbra (1948). Más tarde tuvo muchas otras apariciones privadas y revelaciones centradas principalmente en la devoción al Corazón Inmaculado de María. Lucía murió a la edad de 97 años el 13 de febrero de 2005.

Deja un comentario