Comunión con María

Proponemos a su atención esta práctica piadosa que explica lo que San Luis Grignion de Monfort menciona en el“Tratado de verdadera devoción a María”en los pasos 266-273.

El alma devota no dejará de notar, a través de la práctica, la aplicación de un verdadero camino interior que, partiendo de la renuncia a nuestra nada, conduce a la cima de la unión con Cristo a través de la encomienda a María. Unión que está destinada a consolidarse con el hábito de repasar estos pasajes interiores.

El comienzo de este camino sólo puede comenzar postrándose ante Dios, reconociendo la propia nada y renunciando a nuestra oscuridad interior.

Sigue un acto de encomienda total a María de nosotros mismos(Totus tuus ego sum…) y de todo lo que nos pertenece(et omnia mea tua sunt)y le ruega que venga a nosotros para dar a luz al Salvador. Pedimos que nuestra alma, por indigno e indigno que sea, pueda tomar el lugar de ese Santo establo que acogió la Encarnación del Señor.

El proceso interno continúa hasta el clímax en el que invitamos a Jesús a levantarse y venir al lugar santo de Su descanso, y al arca de Susantificación (Surge, Domine, in requiem tuam, et in arca sanctificationis tuae).

Desde su clímax invocamos el descenso en nosotros de esta suma de la Luz a través de María: “Deh, desciende de nuevo, te ruego y te ruego, desciende de nuevo a María, tu inseparable novia, cuyo seno es igual de puro y cuyo corazón no está menos inflamado con amor divino que un día, y por favor desciende incluso en mi alma, de lo contrario ni Jesús, ni María, se formarán allí, ni dignos de casa.

Finalmente descansa en la adoración del Santo Pesebre dejando que el amor permee nuestros corazones y todo ser, en adoración y acción de gracias, postrado como esclavos frente a la puerta donde moran el Rey y la Reina.

El proceso culmina con el acto de cuestionamiento y confianza donde preguntamos a los invitados divinos que nos han honrado con Su visita, las gracias que necesitamos.

Por último, queremos señalar que este camino interior no es diferente de lo que sucede en la recitación de los tres Misterios del Santo Rosario en el que, habiendo alcanzado el clímax en la altura del Calvario (como en la Santa Misa), la luz desciende de nuevo a María aunque en realidad, el “descenso” de la luz a María sólo puede ser un señuelo para sí mismo en la Asunción y la coronación.

Cada vez, por lo tanto, repasamos estos “binarios” internos sólo evocamos ese matrimonio místico que constituye la culminación de lo que se llama el camino unido. Por lo tanto, esperamos que algún día nosotros podamos tener la gracia de vivir incluso un destello de esa experiencia mística de unión suprema que, en cualquier caso, aunque se conceda a unos pocos de una manera perfecta, debe ser el objetivo de todo cristiano.

Después de estas consideraciones, que ofrecemos a vuestra meditación, nos adjuntamos a vosotros la “Comunión con María” según el método Monfort. Esperamos darle la bienvenida.

¡Viva María!

Preparación para la Comunión de San Comunión con María

Según el método Montfort B. [1]

Acto de auto-renuncia y unión con María.

— Dios mío, me humilde profundamente ante vosotros, reconociéndome indigno de estar en tu presencia, no sólo porque soy una criatura vil, y tú, mi Creador, eres omnipotencia y majestuosidad infinita; pero mucho más para ser yo pecador y tú la misma pureza y santidad.
Por lo tanto, me rindo y pongo en manos de María SS. cuánto por su gracia puedo tener bien, no siendo yo por mi malicia, sino un grupo de corrupción.
También rindo las mismas disposiciones que he adquirido para anticipar, o presionar, este gran acto que estoy a punto de realizar, aunque mi amor propio puede parecer bueno.
Renuevo mi consagración a María tu Primogénita entre todas las criaturas, y Madre de la Palabra Encarnada diciéndole con todo el afecto del corazón: Soy todo tuyo, mi dulce Señora, y es tuyo todo lo que poseo: Tuus totus ego sum, et omnia mea tua sunt.
Por lo tanto, les ruego sinceramente a ustedes, mi buena Madre, que juren en su corazón, para que en él den la bienvenida a su Hijo Divino, con su propia desparentación.
Ves bien, Oh María, que la gloria de Jesús desaparecería, si lo recibiera en un corazón tan manchado como el mío, y tan inconstante, que en la primera oportunidad podría disgustarlo, o incluso ofenderlo seriamente.
Deh, para ese dominio que tienes sobre nuestros corazones, regocijaos al venir a morar en mí, afín a acogeros a vuestro querido Hijo, que así encontrarán una excelente acogida en vuestro corazón inmaculado, ya que en él ciertamente no correrá el riesgo de recibir ofensas, ni de ser expulsados de él; Deus en medio eius non commovebitur.

Acto de confianza. — (TI) Y ahora permítame, incomparable mi Soberano, hablarles aún más confidencialmente. Soy muy consciente de que todos mis bienes, dados a vosotros y consagrados, son muy pequeños, para honraros; pero aquí es que con la Santa Comunión que estoy a punto de recibir, puedo y quiero darte el mismo don inmensamente grande que nuestro Padre celestial os dio un día. Ah, que este es un regalo del que eres más honrado.que de todos los bienes del mundo.si los tuviera y pudiera ofrecértelos!
Bien sabes, Mi Dulce Reina, que ese Jesús que te ama infinitamente, también desea inmensamente acogerte su divina complacencia descansando en ti como en el día de su Encarnación, incluso si esto debe tener lugar en mi alma, mucho más poco confiable y más pobre que ese establo donde no tuvo dificultades para nacer.
Por el amor que traes a Jesús, concede lo que os he pedido acerca de Él, y vuelvo a preguntarte al instante, dame tu corazón puro y ardiente, mientras os llevo, oh querida Madre, en lugar de todo mi bien; Accipìo Te, en mea omnia: praebe mihi cor tuum, o María! Ah sí, lo repito con un transporte muy animado de amor, te llevo en lugar de todo mi bien; Oh Mary, deh, dame tu corazón.

N.B. — Luego dirigiéndose a cada uno de los Tres Pueblos Divinos, incluyendo una profunda reverencia, acompañado de una confianza ilimitada en la Bondad Divina, dirás tres veces el Domine non sum dignus ut intres sub tectum meum, sed tantum dic verbo et sanabitur anima mea seguido de la oración respectiva.

Al Divino Padre.Domine, no sum dignus, etc. Padre Eterno, confieso que no soy digno de los malos pensamientos e ingratitudes que he cometido contra vosotros, mi Creador y mi Padre muy tierno, para recibir al Único Engendrado Tu Hijo.
Sin embargo, el Augusta mi Reina María me inspira una confianza singular en Su Divina Majestad; Quoniam singulariter en spe constituisti me. De ti elegido a Madre de tu Palabra Divina, ella era tan humilde que quería ser su llamada y ser tu esclava del amor: Excepto Ancilla Domini. Por lo tanto, se complacieron supremamente en ella, y la exaltaron sobre todo la creación, y sobre las jerarquías más excelentes de los Ángeles. Pero incluso en la tierra quieres glorificarla, cuanto más le encantaba vivir escondida y humillada, durante su peregrinación terrenal. Quieres complacerla en todo lo que ella desea y lo que ella nos pide, todo se obtiene de tu Corazón, habiendo concedido sus oraciones tanta esperanza, que tienen casi razones para el mando.

He aquí, a mi vez, con mi felicidad inefable y suprema, aunque indigno de tanta fortuna, soy una esclava del amor a María, y Ella es mi dulce Soberana, haéndome consagrado por completo a ella, y despojándome de todo lo que me has dado en el orden de la naturaleza y la gracia, para dársela.
¿Puedes rechazar, oh Señor, por miserable y cobarde que sea, una criatura que está en posesión de la que amas íntimamente más que toda la creación?
Claro que no. Más aún porque la ves haciendo mis partes con Su Divina Majestad; y por lo tanto compensar en todo momento el defecto de mi alma, tan miserable y pobre en virtud.

Al Hijo Divino.Domine, no sum dignus, etc. Hijo Eterno, aunque no sea digno de recibirte, por mis palabras inútiles y malas, y mi infidelidad en vuestro servicio, deh, sin embargo deseo de tener misericordia de mí, porque os presentaré en la Casa de vuestra Madre y de la mía; y entonces se me dará que nunca más me dejes, mientras que, como espero de la poderosa intercesión de María y de tu gracia, siempre estaré unida con ella: Tenui eum, nec dimittam, donec introducam illum en domum matris meae et en cubiculum genitricis meae (Cant III 4) Orsù le levanta, Oh Jesús, por favor, y ven al lugar de tu descanso, y al arca de tu santificación: Oleada, Domine, en réquiem tuam, y en arca sanctificationis tuae.
A diferencia de Esasu, Oh Señor, no quiero confiar, ni confío en absoluto en los méritos de mei, así como en los esfuerzos realizados para prepararme bien, sino más bien confiar plenamente en los de María, mi querida Madre, ya que el pequeño Jacob ya confiaba en el cuidado materno de Rebecca. Me atrevo, aunque pecador y nuevo Esasu, a acercarse a su santidad; apoyado únicamente en los méritos, y adornado con las virtudes de vuestra Santa Madre.

Al Espíritu Santo. Domine, etc. Espíritu Santo Eterno, no soy digno de recibir la obra maestra de vuestra infinita caridad, debido a mi tibieza, a la iniquidad de mis acciones y a mi resistencia a vuestras aspiraciones. Pero toda mi confianza se deposita en María, vuestra novia fiel: Haec mea maxima fiducia est; haec tota ratio spei meae.
Deh, desciende de nuevo, te ruego y te ruego, desciende de nuevo a María, tu inseparable novia, cuyo seno es igual de puro y cuyo corazón no está menos inflamado con amor divino que un día, y por favor desciende incluso en mi alma, de lo contrario ni Jesús, ni María, se formarán allí, ni dignos de casa.

Acción de Gracias a María.

N.B. — De pie hacia adentro reunidos y con los ojos hacia abajo, introducirás a Jesucristo en el Corazón de María, sirviéndolo para las siguientes aspiraciones

Ningún alma, por grande y santa que haya, nunca hubo ni habrá para que reciba tan amorosa y dignamente a Jesús, como tú, o a María.
Por lo tanto, te lo doy a ti, mi dulce Señora, para que para mí lo coloques honorablemente, para mí profundamente lo amas, y lo amas perfectamente y lo abrazas de cerca, dámelos en espíritu y verdad esos muchos tributos que él merece, y tú solo eres capaz de darle, mientras que la espesa oscuridad de mi mente, ni siquiera me permiten imaginarlos.
¿Y qué puedo hacer o decir alguna vez, si no mantenerme profundamente humillado en mi pobre corazón en presencia de Jesús que reside en vosotros, Oh María? …
De hecho, ahora soy un esclavo en la puerta del palacio del Rey, donde él está en conversación con la Reina, y mientras tanto que ustedes, mi Soberano y Jesús mi Rey, hablen juntos, sin necesidad de mí, voy en espíritu en el cielo y en toda la tierra, orando a todas las criaturas para que quieran agradecer, adorar y amar por mí Tú , mi más dulce ama a Jesús y María: Ven adoremus, ven adoremus.
Pero mi alma regresa a Ti, como una paloma en su nido, como un ciervo sediento en la fuente, porque el amor no me permite conversar con criaturas, mientras estoy en posesión, a través de ti, o María, del Creador del mundo!

Acto de interrogación a Jesús. — ¡Aquí estoy, Oh Mi Jesús, todos unidos con vosotros, y con vuestra Inmaculada Madre! Permíteme, por lo tanto, que en unión con ella, os hablo y os pido algún favor digno de vosotros, Dios inmortal, generoso y grande en vuestras obras, y más aún en vuestras misericordias. Les pregunto cuánto me han enseñado a preguntarle a su Padre Celestial: Adveniat regnum tuum; la venida, les pido, de su reino en la tierra a través de su Santa Madre.
Señor, algunas gracias todavía especialmente para mí… para querido mei… para nuestra patria, para el cristianismo en su conjunto! Os pido sabiduría divina, vuestro santo amor, perdón de mis pecados y pecados de todo el mundo, la conversión de pecadores e infieles, el triunfo de la Iglesia, la paz entre las naciones, el arranque de herejes, la unión entre iglesias disidentes a la única Iglesia verdadera.
Por ese amor por la predilección que querías manifestar por las almas de la infancia, os pido, Oh Jesús, que preserves la inocencia en los niños, y la fe cristiana y la moralidad en la juventud, ahora más que nunca tan insidiosas, así como la salvación de los niños infieles.
Dame de nuevo, muy dulce Redentor y amante de mi alma, la ayuda y la fuerza para llevar a cabo en todas y para siempre vuestraS SS. voluntad, en María, con María y para María. Sobre todo, permíteme a través de ella la gracia de no volver a separarme de ti: Separarme de Ti; y perseverar constantemente en la fe y las buenas obras hasta el punto de la muerte.
Por fin os recomiendo las pobres almas del Purgatorio, y a los que, en particular, por algún título especial, más particularmente me pertenecen, o para los que estoy más obligado a orar.

Acto de humildad y confianza. — ¡Ah, que no merezco ser escuchado por mis muchas ingratitudes! Pero tú, Dios mío, infinitamente bueno, no mires mis pecados; Respicias, Domine, mea pecaminosa. Pero vuestros ojos sólo ven en mí las virtudes y méritos de María: ¡Sed oculi tui videant equitates Mariae!
Recordando mis pecados, qué más puedo hacer, oh Señor, pero para acusarme de nuevo de haber sido tuyo y mi enemigo, que con tanta ceguera, calvicie e ingratitud los cometió? Inimicus fecit homo hoc; “Yo mismo soy mi peor enemigo que ha cometido estos pecados.” Pero tú que, con el poder de tu gracia, transformamos a un Saúl perseguidor de tu Iglesia, en una olla de elección, puedes bien como un villano que es, para hacer bien esta alma. Deh, cámbiame adunque, Oh Señor, no me abandones a mí mismo, en el que no encuentro más que iniquidad: Ab homine iniquo et arson eripe me. Déjame despojarme del viejo Adán, para vestirme todo lo nuevo que eres, Jesús bueno, santo, muy amable y muy amoroso esposo, hermano, padre y muy tierno amigo de las almas. De hecho, que donde abunde el pecado, abunde ahora vuestra gracia, a la vista y a favor de María, mi dulce Soberana y querida Madre.
Dame, Oh Jesús, tu espíritu de humildad, hábito mes, paciencia, sacrificio, amor y caridad con mi prójimo. ¡ah! Sí, vive en mí, para que pueda vivir en Ti, en Ti, y para ti, de hecho más no vivas yo sino que vivas en mí, y que él diga la verdad a tu Apóstol: Vivo ego, jam non ego, vivit verdadero en mí Christus.
Por lo tanto, es necesario que crezcas en mi alma, y que yo decrete más el ognor, para que todos den mis defectos a vuestras virtudes, mi Orgullo a tu gracia divina, mi mala voluntad a tu adorable bendición: Tú oportet creces, yo autem minui. Ah sí, Mi Jesús, es correcto, es necesario para mí que crezcas en mi alma, y que yo decreto. Si no merecen que se les concedan estas súplicas mías, se lo merece, sino la Madre vuestra santísima, que me las presenta.
Vergine, Reina mi más dulce, de quien espero todo bien, dame acceso al corazón de Jesús, hazme escalar a tal altura de sabiduría y santidad, y deja que este esclavo indigno tuyo de amor, te diga el camino. Incluso el niño a menudo se atreve a sugerir a su querida madre cuánto anhela ser favorecido y consolado. Te pido mucho, es verdad; pero te pregunto acerca de tu Divino Hijo. Así que sabes que quiero de ti, ¿qué me hace necesitarlo? … que primero creces en mí, y que soy menos de lo que he sido. Si me concedes, un día esta alma ya pecaminosa será santa. Crecimiento y múltiplo: “Oh Jesús y María, crezcan en mí y multipliquen incluso en los demás.” ¡Extiende tu reino por toda la tierra, y será un paraíso temprano! Establecerlo ahora en este corazón, que anhela tanto por el Bien Supremo, y será feliz en el tiempo, bendecido en la eternidad! ¡Adveniat, fiat!


[1] La práctica está tomada de un libro, impreso en 1935, titulado “Un secreto de felicidad – Manual deverdadera devoción a María SS. Yla Asociación de la Medalla Milagrosa”, que terminó providentralmente en nuestras manos. En ese momento, el Grignion aún no había sido proclamado Santo, siendo en 1947 por el Papa Pío XII.

Deja un comentario