No dejamos que los Tabernáculos (nuestros) se apaguen.

Quam dilecta tabernacula tua Domine virtutum!
¡Qué amables son las mansiones de Tu señor de los ejércitos!

Ps. 84

El Tabernáculo por definición es el lugar elegido donde Dios se hace carne. Es el Sancta Sanctorum,un vínculo entre el Cielo y la Tierra, un símbolo de convenio entre Dios y el hombre. El tabernáculo es el Dios que realmente hace visible en la Eucaristía; él es el Dios que lo hace accesible en la Santa Hostia. Testifica físicamente la existencia de un principio superior, pero sobre todo demuestra su conexión con la materia y, de hecho, es un punto de anclaje y manifestación en la tierra.

Por esta última razón, el tabernáculo es de suma importancia como demostración de la dignidad y lo sagrado de la existencia humana:los hechos no eran para vivir como brutos, sino para seguir virtudes y conocimientos. Es posible (de hecho necesario) que el ser humano se libere de su naturaleza como siervo para ser criado como heredero e hijo, participando así en la naturaleza divina. Por lo tanto, el verdadero fin de la vida humana es alto y noble y es la unión con Dios.

Precisamente como representa, el intento de Satanás y sus hordas.siempre ha sido, y sigue siendo, apagar los tabernáculos, borrarlos de la faz de la tierra. Ya nadie debe recordar el gran legado de su existencia, nadie debe tener altos ideales y aspirar al Cielo, pero todo debe ser reducido a la tierra, a la necesidad y al horizonte inmediato.

Si uno entiende esto, se hace evidente por qué el pesimismo y el odio ontológico hacia Cristo (y por lo tanto hacia el hombre) impregna la sociedad actual. En esta sociedad, que se enorgullece de ser secular y ‘por los derechos’, no sólo se reduce al hombre a un mero accidente biológico y se equipara con el animal, sino que incluso se clasifica como una especie dañina y dañina para el equilibrio del ecosistema, allanando así el camino para su probable exterminio futuro.

En esta visión del mundo, presentada de manera hábilmente endulzada, ya que ya no hay horizontes ni referencias espirituales, el hombre se convierte en esclavo: de sí mismo y de sus propias competencias en primer lugar y a merced de los diversos tiranos que se alternan, entonces. Ellos, ya no tienen que corresponder a ninguna norma ética, ya que esto se ha vuelto relativo y modificable a voluntad, dependiendo del beneficio y el momento, de hecho pueden hacer el buen y el mal tiempo sin ningún límite. El único límite será, si es necesario, el impuesto por la necesidad de convencer a la gente de los bueyes de la conveniencia de uno u otro, mediante una propaganda apropiada que será capaz de ir más allá de cada ventana de Overton y hacer que todo crea según sea necesario. Hoy tenemos un claro ejemplo de esto. La declaración de G.K. Chesterton de que cuando el hombre deja de creer en Dios comienza a creer en algo, es muy real y tópico.

Debemos recordar brevemente cómo se podría hacer lo anterior. El momento fundamental fue sin duda la Reforma de Lutero, nombrada por un distinguido erudito de la década de 1800, como la heresía erigida por el sistema. No es casualidad que el “reformador” tuviera en abominación los tabernáculos, habiendo gastado incansablemente sus energías para luchar contra el Sacrificio de la Misa y para reducir el rito de “Sacrificio” a simple “cena” o “recuerdo” y, de esta manera, eliminar por completo la conexión sobrenatural. No es casualidad que luego hablara de que el siervo lo reemplazará por el libre alé alé, demostrando así la conexión natural entre la vida espiritual y la libertad y entre la negación de la vida espiritual y la esclavitud.

Podría demostrarse, pero este no es ciertamente el lugar, cómo, a partir de este acontecimiento nefasto de la historia humana, el triunfo del capitalismo salvaje ha resultado y, en última instancia, los crímenes atroces de las diversas revoluciones que han tenido lugar, que son, de hecho, parte de un único proceso de subversión de la Orden llamado por Plinio Correira de Oliveira, Revolución. Luego culminaron en guerras mundiales y en el abismo de la situación distópica de la actualidad.

Todos los acontecimientos que se han resumido anteriormente, podrían haber ocurrido precisamente debido a la supresión de la conexión sobrenatural entre Dios y el hombre. Por esta razón, el tabernáculo, emblema viviente de este vínculo, es ahora un símbolo de la lucha por la libertad y la dignidad humana.

Es un hecho que, mientras haya un tabernáculo encendido en la faz de la tierra, habrá esperanza para el hombre y para la humanidad en su conjunto. ¡Ahí está Jesús! Debemos ser conscientes de esto. El enemigo siempre ha querido romper la conexión entre el hombre y Dios y nunca antes parece que su obra está a un paso de la finalización. Por lo tanto, tiene en abominación los Tabernáculos y todo lo que viene de ellos. Nuestra tarea es preservarlos y protegerlos celosamente.

El Primer Tabernáculo es el que, materialmente y iluminado, reside en las iglesias, donde se guarda al Rey Eucarístico. Por lo tanto, está unida al sacrificio de la Santa Misa que, renovando el de la NSGC en el Calvario, constituye de hecho que obliga a la Palabra a hacerse carne y morar allí. En referencia a esto, a la luz de lo anterior en relación con la Reforma Protestante, se comprueba que precisamente la transición de la misa en Vetus Ordo a la de Novus,tuvo lugar bajo esta influencia, es decir, con la intención de acercar el Sacrificio Católico a la cena protestante. Además de la modificación sustancial de varios puntos del rito que se pueden encontrar descritos en artículos anteriores, la posición del sacerdote es ciertamente fundamental: en el Vetus el Sacerdote mira al Calvario y lleva a la gente allí, creando de hecho un vínculo vertical entre la Luz que desciende y la humanidad que aspira a ella. En novus,la posición del sacerdote es de espaldas al Calvario. Da la espalda al Monte del Sacrificio y crea una conexión horizontal y circular con las personas a las que mira, poniéndose en pie de igualdad con ella. Las consecuencias sobrenaturales de esto ciertamente no pueden ser insignificantes. Además, junto con la decadencia general y la pérdida de lo sagrado hay que ser considerada la pérdida de centralidad del tabernáculo mismo que a menudo es relegada a capillas laterales (si no peor) a expensas del protagonismo del sacerdote (que en su lugar debería “desaparecer” para dar paso al sacrificio, verdadero protagonista).

Según el Tabernáculo: el primer tabernáculo debe llevarnos de vuelta al segundo, que consiste en el alma humana. Cada uno de nosotros es, de hecho, un templo de Dios y cada uno de nosotros tiene el deber de honrar y animar este templo a través de una vida espiritual que lo lleve a brillar. En este sentido, la adoración de Jesús sacramental en el tabernáculo (exterior), sólo tiene el efecto de llevarnos de vuelta a nuestro tabernáculo interior. El propósito de la vida cristiana, desgraciadamente desconocida incluso para la gran mayoría de los propios cristianos, es la unión íntima con Dios, el matrimonio místico que se consume en lo que tradicionalmente se ha llamado el camino unido. El novio es Cristo, la novia es el alma humana hecha pura por el purgatoly y sabia de la manera iluminada. El alma humana, purificada en el crisol de prueba y inmaculada, se convierte en un huerto cerrado y una fuente sellada [1] accesible sólo al Amado. La vida es transfigurada, el Espíritu Santo actúa como nuestro pequeño ego cancela: ego vivito, mermelada no ego, vivícar verdadero en míChristus[2], Cristo nació y actúa en nosotros.

Este proceso interior está perfectamente representado por lo que podríamos considerar ese Tabernáculo Supremo que es la Inmaculada, una criatura elegida que con su fiat permitió que la Palabra se convirtiera en carne. Es para nosotros Ianua Coeli,Puerta del Cielo, Mediadora y Co-Redentora. Cristo no puede nacer en nosotros a menos que la acobamos en nuestro pesebre indigno. Si, por lo tanto, Satanás tiene una aversión a los tabernáculos, más aún por la Virgen María y por todo lo que es auténticamente mariana.

Consciente de lo vital que es preservar cada Tabernáculo, para lo que es y representa, en este período de Adviento, en el que esperamos el nacimiento del Salvador, dediquemos, pues, con renovado fervor a la Adoración del Santísimo Sacramento,conscientes de que, en este mundo, y especialmente ahora, es la única Luz en una oscuridad profunda. Ven Adoremus …


[1] Puede 4, 12

[2] Gal 2, 20-21 Vulgate

Deja un comentario