20 de septiembre de 1870: 150 años desde la violación de Porta Pia – por Giovanni Turco

La caída de la Roma papal
en la reconstrucción de “Civiltà Cattolica” (1870-1871)

Giovanni Turco

La Tradizione Cattolicca n°2 (113) – 2020 (pp.32-49)

1. Defensa y conquista de Roma

Los acontecimientos que condensan en la defensa y conquista de las últimas provincias de los Estados Papales en septiembre de 1870 encuentran en la Crónica Contemporánea de “La Civiltà Cattolica” un testimonio cuidadoso y oportuno. Hay informes detallados, resultado de un marco de información dibujado principalmente sobre el terreno, así como un análisis selectivo de la prensa periódica. Estos, al no ser menos que los artículos desafiantes de la reputación de la revista, presuponen una proyección y ponderación que hacen que su contribución documental sea cada vez más relevante.

En la Crónica el juicio en lugar de preceder a los hechos surge de su determinación. La referencia a ellos va más allá de las hipotecas ideológicas, que pretenden alterar su fisonomía. La narrativa ideológica, de hecho, subordinada en sí misma a objetivos técnicos, en comparación con los datos, no puede sino revelar su tendencidez. La referencia a la evidencia de los hechos constituye una característica distintiva, lo que hace que la Crónica Contemporánea sea objetivamente apreciable para la reconstrucción de pasajes epocales decisivos. Por lo tanto, esto permite tanto dibujar elementos fácticos embarazadas como corregir versiones instrumentales oficiales. Como se puede informar de los acontecimientos que marcaron los momentos cruciales de la creación del Estado risorgimento en las cenizas de los sistemas políticos pre-ununitari de la Península.

Tan vívida e incisiva es la Crónica Contemporánea,en lo que respecta a los acontecimientos risorgimento, que su olvido sería un factor innegable de debilidad, si no un deterioro manifiesto del panorama de las fuentes, para cualquier reconstrucción historiográfica. En particular, entre 1870 y 1871, “La Civiltà Cattolica” describe, con sobriedad de acentos nada menos que con la atención participante, los acontecimientos que condujeron al fin del Principado Civil de los Papas (cuyos orígenes se reensamblaron en el siglo VIII) por el Reino de Italia.

Como para indicar el fondo de la incipiente cuestión romana, Magazine5 informa del texto de un discurso de Pío IX (17 de junio de 1870), pronunciado con motivo del vigésimo quinto año de su pontificado. Transcribe un diagnóstico tan denso como esencial para el proceso de risorgimento. Este es el resultado de un movimiento verdaderamente revolucionario, y se implementa como un proyecto de “emancipación”. La emancipación política ha sido, y es, funcional para la emancipación religiosa. Uno precedió al otro, allanó el camino para él, y lo contiene en la parte posterior de la cabeza. Frente a esta novación, Pío IX identifica tres actitudes distintas: la de quienes le prestan (de diversas maneras y de diversas maneras) su trabajo, el de aquellos que tienen una actitud incierta y desdivas frente a ella, y la de los que son ajenos a ella (y son “los más”, que, a pesar de todo, caminan – escribe – “en los caminos de la verdad y la justicia”.

Esta emancipación constituye una “liberación” en su significado ideológico, cuyo decodificación la revela como una inmanentización. Esta es una teoría que se está practicando. Desde este punto de vista, la liberación es una autonomización, a través de la cual se resta la restrictividad de los principios superiores. La emancipación es la exclusión de la trascendencia, en la vida civil como en el conocimiento filosófico.

Por lo tanto, este proceso no se limita a una cuestión de poder territorial, ni termina en una congeria de ambiciones particulares. Su profundo significado, por lo tanto, va más allá de sus episodios. Su razón de ser política es religiosa: es religiosa, por un lado, porque la política se entiende como un factor de soteriología inmanente, y por otro porque la religión inmanente es su origen y lugar de aterrizaje. Así que, paradójicamente, su naturaleza religiosa es la verdad de su naturaleza política, y, precisamente por esta razón, la política misma se niega en el gobierno estatal, y la religión misma se niega en su gnosis.

La Crónica registra los actos oficiales del Estado risorgimento puestos en marcha casi como una legitimación de la acción militar que se llevó a cabo contra el Papado. Estos incluyen, en particular, el texto de las instrucciones del Presidente del Consejo de Ministros del Reino de Italia al Conde Ponza di San Martino (de fecha 8 de septiembre de 1870 y publicado en el Diario Oficial del Reino el 11 de septiembre siguiente). Como resultado de las entregas contenidas en el mismo, el destinatario debería haber notificado al Papa las resoluciones. El inminente ataque a las provincias papales se presenta como derivado del deseo de evitar disturbios resultantes de disturbios revolucionarios. Anuncia su deseo de “traer nuestras tropas a territorio romano cuando las circunstancias resulten necesarias”.

Sin una razón para invadir los Estados Papales, ni ninguna declaración de guerra, sólo se revela una intención dominante (aunque validada instrumentalmente). La decisión se toma como ya se ha tomado. Las circunstancias se indican como la única variable. No queda espacio para ninguna alternativa, ninguna negociación, ningún acuerdo.

El mismo texto declara, casi como una calificación positiva, una autoprotección de la inminente acción militar, en tres frentes: se habría dejado “al pueblo que se encargara de proveer para su propia administración”; los «derechos inscritos de los romanos» habrían sido protegidos; se garantizaría el interés del “mundo católico en la independencia intiera del Sumo Pontífice”.

Estas declaraciones devuelven su verdadero significado cuando se descodifican en vista de la ideología risorgimento. En esta perspectiva, las poblaciones (en este caso, los “romanos”) adquieren una especie de hipostatización colectiva, a partir de una entidad acumulativa, capaz de actuar con una sola voluntad y dotada de derechos formales, mientras que la independencia autorreferencial (sin adjetivos) aparece como un bien absoluto (por lo tanto garantizado también al Pontífice).

Si bien debe señalarse que dicha contratación, precisamente desde la perspectiva que les informa, sólo puede ser sumisa a la “conciencia actual” y a los “objetivos operativos” de la organización (pro tempore) con la intención de pasar de la teoría a la práctica; por otra parte, es innegable que la experiencia de la conducta posterior del Estado risorgimento refutará empíricamente el significado inmediato de las intenciones declaradas y las garantías dadas.

La Crónica Contemporánea no deja de destacar que la invasión italiana no encuentra justificación, ni siquiera en una posible situación de turbulencia interna (debido a una intervención mazziniana-garibaldi) o en un conflicto (de signo revolucionario) entre las poblaciones y el gobierno, ya que “entonces el Estado de la Iglesia se vertió en la quietud más profunda”. De hecho, no hubo levantamiento popular, pidiendo la anexión al Reino de Italia. No hubo disturbios liberal-nacionales entre la población. Lo que excluyó, apelando a las pruebas, cualquier justificación como presentar la intervención militar italiana como exige el “mantenimiento del orden” y la garantía de la “seguridad de la Santa Sede”.

En este contexto, se da cuenta de la misión romana del conde Ponza di San Martino, lar de una carta de Víctor Manuel II al Sumo Pontífice (publicada, entonces, en el Diario Oficial del Reino el 20 de septiembre de 1870). En esencia, se trataba de ordenar al Papa que se rindiera ante la inminente invasión de las últimas provincias de los territorios papales. Además, el intento fue acompañado de una fuerte presión sobre el episcopado de la Península, para que el clero y los obispos se abstuvieran de solidarizarse activamente con Pío IX y apoyar sus derechos.

La Giornale di Roma (12 de septiembre de 1870) – tomada de “La Civiltà Cattolica” – señala las dos razones ideológica-propagandísticas expuestas en apoyo de la próxima ofensiva: la irresistibleidad del “partido de acción” y la “aspiración nacional”. Como para invocar una necesidad imperiosa, propia del supuesto zeitgeist. El mismo periódico atestigua que, al rechazar lo que se conoce como un “acto indescriptible”, el Papa “se ha declarado firmemente opuesto a cualquier propuesta”.

Pío IX responde a la carta, que le envió Vittorio Emanuele II, con una carta (11 de septiembre de 1870) publicada más tarde (en francés) por el bien público de Gante. El Pontífice, al declarar que la iniciativa del Reino de Italia le ha llenado “de amargura”, declara firmemente que el acto de apropiación inminente de los territorios de los Estados papales es moral y jurídicamente inaceptable: “No puedo admitir ciertas peticiones, ni ajustarme a ciertos principios contenidos en su carta”.

El mismo día de la respuesta papal – por lo que antes de que pudiera llegar a Florencia, o independientemente de ella – de acuerdo con el plan preparado de “asalto concéntrico” en Roma – como lo demuestra el la Crónica – las tropas bajo el general Cadorna (ya reunido cerca de Terni, Rieti y Orte) comienzan el avance.

El general Kanzler, comandante supremo del Ejército Papal, había establecido que, en cumplimiento de las disposiciones dadas por Pío IX, los diferentes departamentos establecidos para defender las provincias se reunieron en la ciudad, para “evitar conflictos demasiado desiguales y derramamiento de sangre innecesario”. La orden, sin embargo, no llega para ser comunicada a tiempo al presidio de Civita Castellana, golpeada por el ataque italiano. A pesar de la fuerte disparidad de fuerzas, no falla en su deber: sostiene, aunque con pocos hombres y pocos medios, el choque de la división de Cadorna y defiende enérgicamente la ciudad. La Revista da sequedad: el presidio de Civita Castellana “hizo bien en defender el paso, lo que estaba permitido por el estado de los lugares y la desproporción entre no sólo 250 soldados sin cañones, contra una división intiera de varios miles abastecidos de artillería de gran tamaño”.

Los invasores no son bienvenidos como libertadores. Cuando entran en pueblos y aldeas, la alienación hacia ellos se manifiesta inequívocamente. Por otro lado, hay numerosas declaraciones de estima y gratitud por las milicias papales. Como para atestiguar iónicamente el aprecio por el orden tradicional y la hostilidad hacia las promesas revolucionarias.

La Crónica Contemporánea informa en una página de la Giornale di Roma (15 de septiembre de 1870): “La recepción que las fuerzas enemigas demasiado populares encontraron en las poblaciones, constantemente mantenidas en orden y tranquilidad, fue la más fría; mientras que las tropas papales, que en la reunión del enemigo despejaron los lugares que era imposible defender, y operaron un movimiento de conjunción para caer de nuevo sobre la capital, las mismas poblaciones, corriendo hacia la multitud a su paso, demostraron con palabras y acciones el dolor del que se entendían. La salida de nuestros soldados, principalmente en Frosinone y Terracina, produjo un efecto conmovedor en las masas, que lamentaron su partida. Desde la provincia de Viterbo el coronel Charette llegó a Roma con toda la columna que comandó; y esto también lo hizo la provincia de Velletri Coronel Azzanesi, y por la del Mayor Frosinone Lauri, con las tropas puestas bajo sus órdenes»

Con las tropas italianas rodeadas por el perímetro de las murallas romanas el 15 de septiembre de 1870, Cadorna envió a Kanzler una insinuación para capitular, dejando que su ejército entrara en la ciudad. A esto, el Comandante Papal responde a ser decidido, en defensa de la libertad del Papa, a “resistir con los medios que permanecen a mi disposición, como el honor y el deber nos imponen”. Del mismo modo, el general Kanzler respondió a una segunda misiva cadorniana similar, después de haber afirmado que la iniciativa militar italiana era un “ataque sacrílego”, una “agresión injusta” y una “violencia ya demasiado lejana”. Esto carece de las aparentes justificaciones ostentosas, ya que la conducta de las poblaciones de las provincias papales no revela signos de voluntad de anexión al Reino risorgimento. Por el contrario, “han dado pruebas indudables de apego al Gobierno papal”.

La crónica registra la disposición de las fuerzas que defienden la Ciudad, ya que está fija y activa en los días inmediatamente anteriores al ataque: “Los pontífices, que en total podrían ser 8.000 hombres, se pararon en las paredes; y los voluntarios romanos de la reserva, que eran un patricio electo y la burguesía romana, custodiaban el mantenimiento del orden en las plazas y en las calles de Roma. En el Vaticano el honor de la defensa quedó en manos de los diversos guardias palatinos y un pequeño número de artillería.
La desproporción de las fuerzas entre defensores e invasores era evidente. El Journal informa que este último tenía una fuerza de unos 50.000 hombres. En la línea de ataque, la desventaja de la artillería papal era igualmente clara: los papales estaban equipados con una treintena de piezas de artillería de varios y pequeños calibres, en comparación con los 130 cañones del enemigo.

La Crónica Contemporánea da fe de la degradación y el valor de todas las tropas desplegadas en defensa de la Roma papal, particularmente del Zuavi Papal. La batalla final comienza en la madrugada del 20 de septiembre. Las baterías italianas abren fuego particularmente entre Porta Salaria y Porta Pia, hasta Porta San Giovanni. Cannonfire, en resumen, abre amplias grietas en las antiguas paredes. Bombas y granadas impactaron en el cuartel de Castro Pretorio. Las defensas edudas en los arcos del ferrocarril son destruidas. Las balas llegan al Quirinale. Un gran incendio estalla en Villa Bonaparte. Pronto arruinaron porta Pia y Porta San Giovanni, mientras que “la división de Nino Bixio desde las alturas de villa Panfili asaltó los bastiones de Porta San Pancrazio, y asaltó el Trastevere con granadas, con averías y fuego de casas y edificios en gran número”.
El cañón de las murallas de Roma dura unas cinco horas. Se utilizan unas 120 armas. La revista informa que, según pruebas fiables, “las granadas explosivas solo suman 4.000; y que más del doble de tantas ondas de proyección cónicas se rompieron y rompieron las paredes y puertas.

Alrededor de las 10 a.m., Pío IX, cuando está claro que, la orden de asalto está a punto de ser dada a través de las brechas abiertas en los muros, al igual que su intención ya manifestada al comandante Kanzler, de evitar el previsible derramamiento de sangre en la defensa de la ciudad, da la orden de izar la bandera blanca. Las tropas papales obedecen, absteniendo así cualquier otra acción militar. Por otro lado, los departamentos italianos, a pesar de la bandera blanca que exige el cese de las hostilidades y el inicio de las negociaciones, atacan “como si lo estuvieran tomando por sorpresa”. De esta manera simulan la finalización de una guerra que ahora no tiene razón, ya que se llevó a cabo contra un enemigo que habían declarado poco antes del final de la defensa.
La Crónica evoca esos momentos emocionados. El asalto de los departamentos italianos se da a pesar del hecho de que la bandera blanca era claramente visible, “abusando así del respeto que los pontífices practicaban de las constricciones de la guerra, mientras que la bandera blanca que ondeaba en cada lado denunciaba: suspender las hostilidades, y tener que permanecer callados en las posturas ocupadas, siempre y cuando se rompieran o cerraran las prácticas de rendición. Este rasgo, nada glorioso para aquellos que recogieron el fruto de una entrada segura en Roma sin daño, fue entonces dirigido a la opresión de los pontífices, a quienes se les negaron esas asignaciones, que con una defensa más enérgica (si el Papa quisiera permitírselo) habrían sido capaces de exigir al enemigo, antes de poner sus brazos”.

Los garibalianos, excluyendo ser una vanguardia, se mantienen detrás del ejército real, para entrar en su seguimiento en Roma. Una vez penetrados en la ciudad se entregan a todo tipo de violencia contra los hombres y las cosas que representan la autoridad papal, y especialmente contra los militares papales, sorprendidos de forma aislada o en pequeños grupos. La Revista describe su comportamiento el 20 de septiembre: “Bajaron a Roma; atacaron el cuartel del Gendarmi; invadieron las Presidencias de Rioni, empalándolas y robándolas y enviando sus registros equivocados […]; se dispusieron a romper los escudos de armas papales; muchos soldados fueron golpeados hasta la muerte; impusieron gritos furiosos y de inmediato obtuvieron de los aterrorizados ciudadanos que adornaban los balcones con banderas nacionales, distribuidos por sus cómplices que tenían como pieza por esta razón preparados en Roma, y los dieron gratis ». Pero no sólo eso. Entre los actos de garibaldini también se informa del saqueo del cuartel serristori, el asalto a la Presidencia del distrito de Borgo (llegando hasta el porche de la Basílica de San Pedro, de donde son retirados gracias a la intervención de algunos gendarmes papales), así como búsquedas arbitrarias, hierbas, indignaciones y violencia en conventos y monasterios (durante varios días).

A pesar de la fuerte desproporción de las fuerzas sobre el terreno, la Crónica Contemporánea informa que los caídos entre los papales no superaron los 20, mientras que entre los asaltantes alcanzaron hasta (unos) 40. Del mismo modo, el número de heridos papales se situó en torno a los 50, a diferencia de los más de 150 del ejército italiano.

Pío IX, a través de una Circular enviada a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditados ante la Santa Sede, declara nula la anexión de los territorios papales al Reino de Italia. Entre las políticas implementadas por el nuevo Estado, la Revista fue, en particular, la del Palacio Apostólico del Quirinal y la del Colegio Romano, adquirida restándolas respectivamente del Papado y de la Compañía de Jesús – más allá de cualquier base jurídica – en virtud de la mera eficacia del poder. Para ellos, el Estado liberal añade severas restricciones a la libertad. Así que todos los periódicos católicos tropiezos con la censura del régimen unitario.

Por último, es un testimonio de lealtad al Papa, a la mayoría de los funcionarios de la administración civil y oficiales del ejército. Se niegan a unirse a las filas del Estado italiano, no a jurarle lealtad, ni a servirle ni a cooperar con él. De ahí una situación emblemática y muy concreta: “Adormecidos con todas las formas de proposiciones y halagos, solicitados con el interés de los beneficios y las promociones, amenazados, aterrorizados con la denuncia de despojo y exclusión de todo empleo, estos códigos oficiales se negaron en gran medida a servir al Gobierno liberador; algunos pocos, estirados por la necesidad y después de las razones de conciencia, difícilmente podrían reducirse a continuar por un corto tiempo en el ejercicio de sus oficinas; y casi todos, cuando se les ordenó prestar juramento al nuevo orden político del Estado, prefirieron ser arrojados sin pan al suelo, en lugar de sugerir que en ellos se perdería el sentimiento de fidelidad jurada al Papa y la defensa de sus derechos no prescriptivos. Hubo dicasterios completos, en los que ninguno de los oficiales papales se rindió al ritmo del juramento.

2. El “nudo romano”

Vea el texto completo con notas en nuestra revista: La Tradizione Cattolicca n°2 (113) – 2020 (pp.32-49).

También encontrarán la defensa doctrinal del poder temporal de los Papas: “La independencia temporal del Papa en la doctrina católica”, Ibidem.

Fuente: https://fsspx.it/it/news-events/news/20-settembre-1870-150-anni-dalla-breccia-di-porta-pia-60419

Deja un comentario