Art.6 – Las apariciones y el mensaje de Fátima

La aparición del 13 de julio de 1917

El “misterio” del tercer secreto : la segunda parte (el misterio del tercer secreto)

En el artículo anterior presentamos la versión “oficial” del tercer secreto de Fátima. El anuncio de la publicación fue dado por Card. Sodano en mayo de 2000 con motivo del viaje a Fátima de Juan Pablo II para la beatificación de Francisco y Jacinta Marto (13 de mayo de 2000). Ya en esta ocasión, aproximadamente un mes y medio antes de la publicación real (que tuvo lugar el 26 de junio de 2000 a través de la publicación Il Messaggio del Card. Bertone), el Vaticano dio una interpretación “preventiva” del contenido del tercer secreto “reduciendo” su contenido profético en los dramáticos acontecimientos ocurridos durante el siglo XX (desde la Segunda Guerra Mundial, hasta la propagación del comunismo ateo y la lucha entre él y la Iglesia) y por lo tanto en hechos pasados, que culminaron con el ataque del 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro a Juan Pablo II. La publicación del tercer secreto fue acompañada por un comentario teológico del entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Card. Ratzinger que básicamente se adhirió a esta interpretación (luego cambió radicalmente su posición como Papa, como veremos más adelante), aunque con la aclaración de que “no es la intención de laIglesia imponeruna sola interpretación”.

Por lo tanto, no es contra la fe, ni un acto de desobediencia, pensar y creer que el tercer secreto no ha sido completamente revelado, y esto por varias razones.

La interpretación dada por el Vaticano parece de hecho más adecuada para la segunda parte del secreto, la relativa precisamente a la amenaza de una Segunda Guerra Mundial y los errores que Rusia extendería por todo el mundo. Además, hay algunos testimonios y pruebas objetivas y documentadas, presentadas por exponentes autorizados del mundo católico, que hacen que esta tesis sea extremadamente razonable y que, sin pretender agotar un tema tan vasto, intentaremos presentar en este artículo.

Cómo nace el texto del tercer secreto

Una pista importante que pone en duda la integridad de la versión “oficial” del tercer secreto, podemos derivarla simplemente mirando la historia de la redacción y asamblea del tercer secreto por sor Lucía, así como los pasajes posteriores entre los diversos protagonistas que tenían el preciado documento en sus manos.

Sabemos que el 31 de agosto de 1941 sor Lucía escribió los dos primeros secretos (o las dos primeras partes del único mensaje dependiendo de cómo quieras verlo), omitiendo el tercer secreto porque durante la aparición del 13 de julio de 1917 la Virgen la prohibió hablar de ello (excepto a Francisco). La solicitud de escribir el tercer secreto se le hizo en octubre de 1943 Monseñor Da Silva y Lucía, después de dos meses de lucha interior, y sólo después de que la Virgen María se le apareciera (en Tuy) para confirmar que esa era realmente la voluntad de Dios, ella obedeció y la escribió el 3 de enero de 1944.

Es importante en este punto preguntar qué fue lo que aterraba tanto a Lucía que no podía escribir. En la biografía de Sor Lucía Un camino bajo la mirada de María (2014), publicada por el monasterio carmelita de Coimbra, donde el vidente vivió largos años hasta su muerte, encontramos la impactante página del diario que narra este episodio: “Sentí el espíritu inundado de un misterio de luz que es Dios y en él vi y escuché: la punta de la lanza como una llama que se extiende hasta que toca el eje de la tierra y este suspiro: montañas, ciudades, pueblos y pueblos con sus habitantes están enterrados. El mar, los ríos y las nubes salen de los terraplenes, se desbordan, se inundan y arrastran con ellos un número incalculable de casas y personas: es la purificación del mundo del pecado en el que se ha hundido”. Padre Joaquín Alonso, archivista histórico de Fátima, que conocía profundamente al vidente, que tenía acceso ilimitado a ella y a sus escritos, estaba seguro de que la razón de esta angustia no podía ser “sólo” el anuncio profético de grandes cataclismos también porque ya las dos primeras partes del secreto, desde este punto de vista, ciertamente no eran “lectura” y Lucía no parece haber tenido gran resistencia al ponerlos por escrito. Probablemente, argumenta el P. Alonso, lo que más podía molestar a una monja enclaustrada en aquellos años, criada y educada en obediencia a sus superiores en la que reconocía a los auténticos representantes de la voluntad de Dios, sólo podía ser algo que se preocupara “lucha interna en el seno de la iglesia misma y gran negligencia pastoral de los más altos miembros de la jerarquía. De la misma opinión fue el otro gran experto de Fátima, Frère Michel de La Sainte Trinité,según la cual, más que cualquier catástrofe natural (de la que, además, la literatura de otras apariciones y mensajes de la Virgen ya estaba llena), sólo podía ser el peligro de una gran apostasía que alcanzaría las cumbres más altas de la propia Iglesia.

Este pensamiento no va en contra del Evangelio, ni contra la promesa de Jesús de que “las puertas del inframundo no prevalecerán sobre ella”,y mucho menos contra el dogma de la infalibilidad del Papa (que como sabemos opera en casos y circunstancias muy limitados y bien definidos por el Pastor Aeternus del Primer Concilio Vaticano). De hecho, de la apostasía como una gran prueba final que sufrirá la Iglesia, el Catecismo de la Iglesia Católica (n. 675) también habla de ello.

Que este peligro podría ser la razón del disgusto de sor Lucía, parece estar respaldado por la conocida frase interior que el vidente tuvo en agosto de 1931 en Tuy, durante la cual escuchó las siguientes palabras de la Virgen: “Lucía, que sepan estas palabras precisas de Jesús: hágales saber a mis ministros, ya que siguen el ejemplo del Rey de Francia, retrasando el cumplimiento de mi petición, que lo seguirá también en desgracia”. El incumplimiento al que se refiere se refiere a la Consagración de Rusia que la Virgen había solicitado en 1929, mientras que la referencia al Rey de Francia se refiere al episodio de la petición de que Jesús, a través de la gran Santa Apóstol del Sagrado Corazón Santa Margarita M. Alacoque, hizo al rey Luis XIV en 1689, para insertar el Sagrado Corazón en los escudos de armas reales, para construir un templo en Su honor , consagrar a Francia a Su Santísimo Corazón y pedir al Papa una Santa Misa en honor al Sagrado Corazón de Jesús. Ninguna de estas exigencias fue concedida y exactamente un siglo más tarde, en 1789, estalló la revolución francesa durante la cual cayó la monarquía y el Rey, su sobrino, Luis XVI, que desde la cárcel, un siglo después, recordó esas demandas del Cielo, fue guillotina en 1793 porque era demasiado tarde. Las consecuencias fueron devastadoras: la geopolítica de toda Europa se sorprendió, sin mencionar el daño que la Ilustración pensaba que traería en las costumbres, en la cultura, pero también en la Iglesia con el modernismo que es uno de sus frutos más venenosos, y por el que todavía pagamos las consecuencias hoy en día. Otra hipótesis que podría explicar el terror de sor Lucía al escribir el texto del tercer secreto se puede encontrar en el libro de Antonio Socci El cuarto secreto de Fátima (2006): el autor se pregunta por qué en algunos lugares del texto del tercer secreto, sor Lucía habló de un “obispo vestido de blanco” y en otros más expresamente del “Santo Padre”; tal vez podría referirse a la posibilidad de alguien que, a pesar de llevar el vestido papal, no era realmente y legítimamente Papa o “dos Papas”? Pero aquí, por muy cerca que esté el escenario de la situación eclesial actual, estamos en el campo de las hipótesis. Volvamos a los hechos y documentos.

Reanudemos la historia de la escritura del texto del tercer secreto, partiendo de las mismas palabras de sor Lucía reportadas por Padre Alonso:“Monseñor da Silva y el canónigo Galamba me dijeron que lo escribiera en los cuadernos donde había guardado mi diario espiritual o,si quería, que lo escribiera en una sábana,lo pusiera en un sobre, lo cerrara y lo sellara“. El 9 de enero de 1944, la hermana Lucía finalmente escribió al Obispo: “Escribí lo que me pediste; Dios quería probarme un poco, pero de hecho esta era Su Voluntad: (el secreto) está en un sobre sellado y está en los cuadernos”. A continuación, colocó el texto del secreto en un sobre sellado en el queescribió: “Por orden explícita de la Virgen este sobre puede ser abierto en 1960 por el cardenal patriarca de Lisboa o el obispo de Leiria”.

Monseñor Da Silva– que recibió el sobre sólo unos seis meses más tarde – puso el sobre sellado de Lucía dentro de otro sobre sellado en el que escribió que después de su muerte debía ser entregado al Patriarca de Lisboa.

Así que a la hermana Lucía se le ofrecieron dos maneras de poner el texto del tercer secreto por escrito y parece que los atrapó a ambos. Además, esto está respaldado por otras pruebas muy claras. Por ejemplo, durante el programa de televisión “Puerta a Puerta” de 2007, tarjeta. Bertone se mostró bien cuatro sobres (y no dos como uno podría haber esperado, a saber, el de Lucía y el que el obispo da Silva escribió sus instrucciones sobre cómo manejar el sobre a su muerte) de los cuales dos fueron reportados la frase de sor Lucía sobre la orden de la Virgen de abrirlo en 1960,que dos sobres eran ciertamente diferentes a las de las mismas imágenes de televisión se puede ver cómo las palabras “Nossa Senhora” en un sobre están escritos en la primera línea, mientras que en el otro sobre hay uno en el primero y otro en la segunda línea. Esta evidencia objetiva muestra que sólo puede haber dos sobres (¿cuál habría sido el punto para que Lucía insertara el mismo texto en dos sobres uno en el otro?) Es evidente que más tarde, después de la que había preparado la carta dirigida al obispo Da Silva, la propia Lucía decidió poner la hoja de su diario espiritual en otro sobre sellado separado.

El tercer secreto de Fátima en el Vaticano

En 1957 Roma ordenó que el secreto fuera llevado al Vaticano. Por lo tanto, pasemos a otro gran testimonio del tercer secreto de Fátima, Mons. Loris Capovilla,secretario personal de Juan XIII, de cuyas declaraciones aprendemos las circunstancias en las que dos Papas leyen el tercer secreto. De su relato, el Papa Juan XXIII leyó el tercer secreto en agosto de 1959 en presencia de varios testigos, entre ellos el propio Mons. Capovilla y el padre Paolo Tavares, a quienes se le pidió que lo tradujera del portugués al italiano. Juan XXIII decidió cerrar el texto y pidió a Mons. Capovilla que escribiera en el sobre los nombres de los presentes y que no dictara sentencia. Aquí tenemos una primera contradicción, ya que la versión oficial del Vaticano informa que el Papa Juan leyó el texto del tercer secreto en 1960. Sin embargo, es cierto que la tarjeta. Ottaviani testificó que el Papa Juan leyó un texto contenido en un sobre sellado y directamente en portugués (tanto es así que la versión “oficial” habla de una traducción hecha en 1967 a petición de Pablo VI, pero ¿por qué si ya se había hecho en 1959 si no fuera porque había otro texto?).

Mons. Capovilla también cuenta haber sido contactado por teléfono el 27 de junio de 1963 (pocos días después de la elección de Pablo VI)por Mons. Dell’Acqua en nombre del nuevo Papa mismo, para saber dónde estaba el sobre del tercer secreto de Fátima. La respuesta fue que fue donde Juan XXIII lo guardó, en el cajón derecho del escritorio llamado “Barbarigo” en el dormitorio del Papa. Más tarde, el propio Dell’Acqua se puso en contacto con él para decirle que, de hecho, el sobre había sido encontrado. Pablo VI, después de leer el texto, decidió hacer lo mismo que su predecesor. Aquí tenemos una segunda contradicción en que la versión oficial del Vaticano dice que Pablo VI leyó el tercer secreto el 27 de marzo de 1965 diciendo que, después de leerlo lo envió de vuelta (significa que el sobre había venido de allí) alarchivo del Santo Oficio. Por lo tanto, tenemos una incoherencia no sólo en la fecha, sino también en el lugar donde se guardó el texto. A un intelectual católico que cuestionó a Mons. Capovilla sobre estas contradicciones, el secretario de Juan XXIII respondió con franqueza que el sobre presente en el dormitorio del Papa y que Pablo VI leyó en 1963, no era el mismo que leyó en 1965 y que provenía de los archivos del Santo Oficio. Además, también hay una contradicción en la fecha en que el texto del secreto fue leído por Juan Pablo II: su portavoz Navarro-Valls en una entrevista con el Washington Post reveló que esto sucedió en 1978 (poco después de su elección), mientras que la versión oficial de Card. Bertone habla de julio de 1981 en el hospital Gemelli (poco después del ataque). ¡Está claro que hay dos paquetes!

El contenido del sobre (¿o sobres?)

En cuanto al análisis del contenido de los sobres, las contradicciones continúan. La versión oficial establece que el texto escrito por sor Lucía fue escrito en cuatro páginas separadas. Bueno, durante la citada emisión “Porta y Porta” de 2007, tarjeta él mismo. Bertone muestra el texto escrito por sor Lucía en una sola hoja doblada una vez en dos mitades, para formar precisamente cuatro fachadas. Así que una sola hoja y no “más hojas” como en la propia tarjeta contraria. Bertone había indicado en su segundo libro The Last Seer (2007) que informaba de las palabras de la propia hermana Lucía (entrevistada por él) que confirmaría:“Sí, sí, son mis sábanas… las sábanas que usé.” ¡Pero no ha terminado! La hoja de esa tarjeta. Bertone muestra que la televisión en vivo era de 62 líneas,pero en 1955 la Tarjeta. Ottaviani, que había interrogado a la hermana Lucía y había leído personalmente el secreto, había declarado que se trataba de un texto de unas 25 líneas. Por último, de todos los sobres de esa tarjeta. Bertone mostró en televisión, ninguno informó lo que Juan XXIII había escrito por Mons. Capovilla cuando leyó el secreto en 1959!

Lo que dijeron los testigos antes de que se publicara el tercer secreto

Otro aspecto a tener en cuenta son las declaraciones hechas en tantos años, antes del año 2000, por testigos que habían leído el tercer secreto y que todos tienen, como factor común, una referencia a la grave peligro de una gran apostasía en laIglesia, algo a lo que el texto publicado no hace referencia. Entre los muchos, informamos de los testimonios más significativos y autoritarios.

  • El entonces Secretario de Estado tarjeta. Pacelli – Wikipedia (futuro Papa Pío XII) en 1931 hizo una declaración sorprendente y profética, teniendo en cuenta que para esa fecha el tercer secreto ni siquiera había sido escrito por sor Lucía: “Me preocupan los mensajes de la Santísima Virgen a la pequeña Lucía de Fátima. Esta insistencia por parte de María en los peligros que amenazan a la Iglesia, es una advertencia divina contra el suicidio por la alteración de la Fe, en Su liturgia, en Su teología“.
  • 26 de diciembre de 1957 El padre Agustín Fuentes,postulador de la causa de beatificación de Francisco y Jacinta Hermana Lucía; del contenido de esa conversación, que se publicó en 1958 con la aprobación de la autoridad eclesiástica, informamos de algunos extractos que nos parecen extremadamente significativos y que pueden ser vistos como una buena síntesis del mensaje espiritual de Fátima: “Padre, la virgen SS.ma está muy triste porque nadie ha prestado atención a Su mensaje, ni lo bueno ni lo inicuo (…) Pero créeme, Dios castigará al mundo y lo hará de una manera terrible. El castigo del cielo es inminente (…) No puedo dar más detalles, porque sigue siendo un secreto (…) Esta es la tercera parte del mensaje de la Virgen, que permanecerá en secreto hasta 1960 (…) Diles padre, que muchas veces la Santísima Virgen ha dicho a mis primos Francisco y Jacinta y a mí, que muchas naciones desaparecerán de la faz de la tierra (…) El diablo sabe lo que es que sobre todo ofende a Dios y eso rápidamente le dará el mayor número de almas (…) hace todo lo posible para consagrar a Dios lo mejor de las almas. Lo que ofende sobre todo el Corazón Inmaculado de María y el Corazón de Jesús es la caída de las almas de religiosos y sacerdotes (…) En todas las apariciones la Santísima Virgen tuvo una aparición muy triste. Nunca nos sonrió. Mi misión no es indicar al mundo el castigo material que ciertamente le espera si no se convierte, sino recordar a todos el peligro inminente de perder nuestras almas por la eternidad, si persistimos en el pecado (…) La Virgen me dijo que el diablo está a punto de participar en una batalla decisiva contra la Virgen,y esta batalla decisiva es la batalla final de la que un lado saldrá victorioso y la otra derrota; tenemos que elegir ahora mismo qué manera de estar de pie,ya sea con Dios o con el diablo, no hay otra posibilidad (…) Ella dijo que Dios había decidido dar al mundo los dos últimos remedios contra el mal que son el Santo Rosario y la devoción al Corazón Inmaculado de María,lo que significa que no habrá más (…) Las dos herramientas que se nos han dado para salvar el mundo son oración y sacrificio. La Santísima Virgen quiso dar, en este extremo de los tiempos en los que vivimos, una nueva eficacia en el rezo del Santo Rosario (…) no hay ningún problema, por difícil que sea, material y sobre todo espiritual, que no pueda ser resuelto por la oración del Santo Rosario (…) Con el Santo Rosario seremos salvos, santificados, consolados Nuestro Señor y obtendremos la salvación de muchas almas“. A pesar de la aprobación eclesiástica anterior, el 2 de julio de 1959 la Curia de Coimbra emitió una nota muy dura contra el Padre Fuentes, quien fue removido del cargo y dado a conocer una negación general por parte de sor Lucía. Además, el Vaticano impuso silencio al vidente prohibiendo las visitas si no era aprobada por Roma. ¿Qué había cambiado en esos meses para pasar de una autorización de publicación a una censura tan dura? En Roma el Papa había cambiado … habiendo ascendido a la suela petrina, Juan XXIII, el que decidirá, poco después, no cumplir la orden de la Virgen de publicar el tercer secreto en 1960.
  • En una conferencia en 1967, el tarjeta. Octavio, prefecto del Santo Oficio, preguntado sobre el tercer secreto, dijo: “Sólo puedo decirles esto: vendrán tiempos muy difíciles para la Iglesia y hay una necesidad de muchas oraciones paraque laapostasía no sea demasiado grande”.
  • En 1970 la hermana Lucía escribió a un amigo religioso: “Es doloroso ver tanta confusión y en tantas personas en puestos de responsabilidad. El hecho es que el diablo logra presentar el mal bajo la apariencia del bien y los ciegos están empezando a guiar a los demás“.
  • Antes de su muerte en 1981, el Padre Alonsodijo que:“en el período anterior al gran triunfo del Corazón Inmaculado de María, sucederán cosas terribles. Estos últimos forman el contenido de la tercera parte del secreto. Si el dogma de fe siempre se conserva en Portugal, se puede inferir que en otras partes de la Iglesia estos dogmas se volverán oscuros o incluso completamente perdidos“.
  • En 1995, el tarjeta. Ciappi –, teólogo de todos los papas de Pío XII a Juan Pablo II, declaró que “en el tercer secreto sepredice, entre otras cosas, que la gran apostasía en la Iglesia partirá de su cumbre”.
  • Frère Michel de La Sainte Trinitè escribe: “en muchas naciones, casi en todo el mundo, la fe se perderá. Los pastores de la Iglesia diferenciarán seriamente los deberes de su ministerio (…) serán seducidos en grandes cantidades por errores perniciosos repartidos por todas partes. Este será el momento de la batalla decisiva entre la Virgen y el diablo. Una ola de desorientación diabólica inquietará al mundo. Satanás entrará en la cumbre más alta de la Iglesia (…) Esto será la gran apostasía predicha para los últimos tiempos: el “cordero falso” y el “falso profeta” traicionarán a la Iglesia en beneficio de la bestia“.
  • En 1998, el Embajador de Filipinas ante la Santa Sede reveló que la tarjeta. Ratzinger, 19 años le confirmóque “los mensajes de Akita y Fátima son esencialmente lo mismo”. En Akita, Japón, apareciendo a la hermana Agnes Katsuko Sasagawa el 13 de octubre de 1973 (tenga en cuenta la fecha), la Virgen predijo un terrible castigo, mayor que el Diluvio, que acabará con gran parte de la humanidad, si los hombres no se convierten, exhortando la oración diaria del Santo Rosario, y que “la obra del diablo también se verá socavada en la Iglesia de tal manera que se vea a los cardenales oponerse a los cardenales, obispos contra los obispos; los sacerdotes que me veneran serán despreciados y obstaculizados por sus hermanos (…) la Iglesia estará llena de aquellos que acepten compromisos “.

La orden de la Virgen de revelar el secreto en 1960

Otro aspecto que contribuye al misterio relativo al tercer secreto de Fátima es el relativo a la anotación de sor Lucía en su sobre que contenía el texto del tercer secreto (que de hecho informó, como hemos visto, en dos sobres), sobre elorden de la Virgen, para revelarlo en 1960. Después de la publicación del tercer secreto, muchos católicos plantearon dudas sobre la integridad de lo que se reveló, tanto que en 2007, el propio Card. Bertone, consideró necesaria una segunda publicación en la que informó del contenido principal de algunas conversaciones que él mismo tuvo con sor Lucía entre 2000 y 2003, incluyendo las supuestas confirmaciones del vidente tanto sobre la integridad de lo que el Vaticano había publicado, como sobre la interpretación de que el mensaje no se refería más que al ataque a Juan Pablo II o en cualquier caso acontecimientos pasados. La falta de fiabilidad de estas consideraciones de tarjeta. Bertone se manifiesta mucho cuando, queriendo cerrar la vieja pregunta de por qué el Vaticano no había querido publicar el texto del tercer secreto en 1960 a pesar de la orden de la Virgen, llegó a decir que sor Lucía le confesaría que en realidad no era una petición explícita de la Virgen, sino su propia iniciativa porque creía que ese año estaba lo suficientemente lejos y que para esa fecha ya estaría muerta. Ahora, aparte del hecho de que no está claro por qué una persona debe presumir de morir en sus cincuenta años, está claro que esta versión, incluso teniendo en cuenta la lucha interna que Lucía tuvo que enfrentar para poder escribir el texto del tercer secreto, es verdaderamente grotesca, descabellada o incluso ofensiva para el vidente que es pasado como un mentiroso! Además, tarjeta. Bertone se negará sólo unas semanas más tarde cuando, también durante la emisión televisiva “Puerta a puerta”, mostró el sobre en cuestión en el que se podía ver la escritura de sor Lucía que hablaba de una “orden explícita de la Virgen” para abrir el sobre en 1960. La hermana Lucía nunca podría haber inventado tal cosa atribuyéndole palabras que la Virgen nunca le sugeriría realmente.

La continuación de la frase “en Portugal se preservará el dogma de la fe, etc.”

Que el tercer secreto de Fátima se dividió en dos partes encerradas en dos parcelas distintas es ahora más que evidente. Ciertamente no se cuestiona que la parte publicada por el Vaticano sobre la famosa visión del obispo vestido de blanco asesinado, no sea realmente parte del tercer secreto, sin embargo, es más que razonable pensar que esto no lo es todo. La lógica también nos lo sugiere, de hecho:

  • el texto divulgado por la versión “oficial” no es la continuación lógica de la frase con la que se interrumpió la escritura de Sor Lucía (en su IV Memoria)con los dos primeros secretos “En Portugal siempre se conservará el dogma de lafe, etc”.
  • para los otros dos secretos, la Virgen siempre da la explicación de la visión: ¿por qué para el tercer secreto no hay rastro de ninguna explicación de la Virgen?
  • Además de la admisión de Mons. Capovilla (como ya hemos visto) también tenemos otro testigo autoritario de la existencia de una segunda parte del tercer secreto. Se trata del padre Schweigl,emisario de Pío XII en Fátima, quien en 1952 testificó que“la segunda parte (del tercer secreto) es la continuación lógica de las palabras “En Portugalel dogma de la fe siempre será preservado”.

El “frente de dieta” de Benedicto XVI

La última pieza (última en sentido cronológico, pero tal vez desde el punto de vista de la autoridad de la fuente es quizás una de las más importantes) que definitivamente mantiene abierta la cuestión del misterio del tercer secreto de Fátima es la afirmación de El Papa Benedicto XVI, que de hecho se retractó de lo que había declarado cardenal en el momento de la publicación del tercer secreto, cuando básicamente había abrazado la interpretación de Sodano/Bertone. Por el contrario, el 13 de mayo de 2010, durante la homilía que celebró en Fátima en el aniversario de su primera aparición en la Cova d’Iria, el Papa declaró: “Aquellos que pensaban que la misión profética de Fátima había terminado serían engañados”,hablando explícitamente de la necesidad de un “pasión de laIglesia” y de sufrimiento, ataques, persecuciones a ella viniendo no tanto de los enemigos de fuera, sino desde dentro. Estas declaraciones encajan perfectamente, y van a cerrar el círculo, con los testimonios que hemos informado sobre el peligro de una apostasía seria en la Iglesia.

Conclusiones

Podríamos detenernos durante mucho tiempo para investigar muchas preguntas que provienen de la lectura de este artículo, que es sólo un resumen de muchos estudios que se han llevado a cabo en los últimos años y que, como se menciona en el prólogo, no pretende agotar el tema. Preguntas como:

  • ¿Por qué ocultar la parte del secreto sobre el peligro de una apostasía grave en la Iglesia?
  • ¿Por qué los Papas, primero y luego Juan XXIII, no siguieron la orden de la Virgen de revelar el tercer secreto en 1960? ¿Era inconveniente porque estábamos en la inminencia de celebrar el Concilio Vaticano II y tal vez la apostasía predicha vendría como resultado de ese importante acontecimiento eclesial?
  • ¿Por qué no ha querido, hasta el día de hoy, dar seguimiento, al menos no en los términos especificados por usted, ni siquiera la otra gran petición de la Virgen, la de la Consagración de Rusia a Su Inmaculado Corazón?
  • ¿Por qué, si el contenido del tercer secreto de Fátima era atribuible a acontecimientos pasados y al ataque a Juan Pablo II en 1981, esperó casi otros veinte años para publicarlo y algunos de los testigos que lo habían leído en privado continuaron, incluso después de 1981, para hablar de graves peligros para la Iglesia y para el mundo o la oportunidad de no publicarlo para evitar una especie de pánico general? ¿Qué pánico si los acontecimientos ya habían sucedido? Y por qué, por ejemplo, en 1994, sólo Juan Pablo II (en un libro de Vittorio Messori, “Cruzando los umbrales de la esperanza”),dijo que “las palabras que María le dijo a Fátima a los tres pequeños pastores parecen acercarse a su realización“si el tercer secreto se refería a un evento que ya había ocurrido en 1981?

Estas son preguntas que cada uno de nosotros puede hacernos legítimamente, pero no deben quitarnos la paz que viene de la promesa de la Virgen de que Su Corazón Inmaculado es nuestro refugio y finalmente triunfará. ¿cuando? No sabemos. ¿Podemos apurarlo? Sí, por supuesto, en respuesta a sus apelaciones. Aún más fácilmente podemos hacerle triunfar en primer lugar en nuestra alma, haciendo lo que la Inmaculada pidió a los pequeños pastores y, con ellos, de cada uno de nosotros: oración (especialmente el Santo Rosario), penitencia, ofrecimiento de sacrificios, vida sacramental y devoción eucarística, abandono del pecado, la vida de gracia y regreso a Dios.

Pensándolo bien, cuanto pasa más tiempo, más nos damos cuenta de que el misterio que todavía cubre el tercer secreto de Fátima, delgado, la niebla adelgaza y, los que tienen ojos para ver (se entienden los espirituales) se dan cuenta de que cada vez queda menos por conocer y cada vez más se lleva a cabo ante nosotros, justo ante nuestros ojos, precisamente en estos tiempos nuestros , sólo en estos días.

Deja un comentario