La curación del paralítico en la piscina probatoria.

Tomado del Comentario evangélico de San Juan
por San Agustín

Juan 5, 1-9

1 Luego hubo una fiesta de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. 2 Hay en Jerusalén, en la puerta de las Ovejas, una piscina, llamada betzaetà hebrea, con cinco arcadas, 3bajo el cual yacía un gran número de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos. 4 Un ángel de hecho en ciertos momentos descendió a la piscina y saludó el agua; el primero en entrar en ella después de la agitación del agua curada de cualquier enfermedad se vio afectada 5 Había un hombre que había estado enfermo durante treinta y ocho años. 6 Jesús lo vio acostado y, sabiendo que había sido así durante mucho tiempo, le dijo: “¿Quieres sanar?” 7 El enfermo respondió: “Señor, no tengo a nadie que se sumerja en la piscina cuando el agua tiembla. Mientras estoy a punto de ir allí, algunos más vienen delante de mí. 8 Jesús le dijo: “Levábete, toma tu lechuga y camina”. 9 Y en el instante en que el hombre sanó y, tomando su lechuga, comenzó a caminar. Pero ese día fue un sábado.

HOMILÍA 17


Curación de un paralítico en la piscina probatoria.

Descender al agua agitada significaba creer humildemente en la pasión del Señor. Sólo uno fue sanado en él para significar unidad. Nadie más fue sanado, porque cualquiera que se separen de la unidad no puede ser sanado.

El símbolo sanado paralizado de la unidad

1. No debe sorprender que Dios haya realizado un milagro; sería sorprendente si un hombre lo hubiera logrado. Debería llenarnos de asombro y alegría más con el hecho de que el Señor y el salvador de nuestro Jesucristo se ha convertido en hombre que con el hecho de que ha hecho cosas divinas entre los hombres. Es más importante para nuestra salvación lo que ha hecho por los hombres que lo que ha hecho entre los hombres; y importa más haber sanado los vicios de las almas que haber sanado las enfermedades de los cuerpos mortales. Pero como el alma misma no conocía a la que tenía que sanarla, y tenía ojos en la carne para ver los hechos físicos mientras él todavía no tenía ojos sanos en su corazón para conocer a Dios que estaba escondido, el Señor hizo cosas que ella podía ver, para sanar esos otros ojos que no podían verlo. Entró en un lugar donde yacía una gran multitud de enfermos, ciegos, cojos, paralíticos; y como era el doctor de almas y cuerpos, y había venido a sanar todas las almas de los creyentes en él, entre todos eligió uno para sanar, para significar unidad. Si consideramos superficialmente y de acuerdo con la forma humana de entender y conocer las cosas, no encontraremos aquí ni un gran milagro si pensamos en el poder de él, ni un acto de gran bondad si pensamos en su benignidad. Había muchos, los enfermos, y sólo uno fue sanado: sin embargo, el Señor, con una palabra, podría haberlos vuelto a poner a todos de pie. ¿Qué debemos concluir, si no ese poder y bondad operaban más con el propósito que las almas significaban a través de sus gestos el sentido que poseen con respecto a la salud eterna, que para proporcionar algún beneficio a los cuerpos con respecto a la salud temporal? Porque la salud de los cuerpos, la verdadera, que esperamos del Señor, se obtendrá al final de los siglos en que los muertos vuelvan a levantarse: entonces, lo que vivirá ya no morirá, lo que será sanado ya no estará enfermo; aquellos que han sido saciados ya no tendrán hambre ni sed, lo que entonces se renovará ya no envejecerá. Si consideramos, ahora, los hechos trabajados por el Señor y salvador de nuestro Jesucristo, vemos que los ojos de los ciegos que abrió, fueron cerrados por la muerte, y los miembros de los paralíticos que reagrupó, se desintegraron de nuevo por la muerte; y así toda la salud restaurada temporalmente a los miembros mortales, al final fracasó, mientras que el alma que creía pasó a la vida eterna. Con la curación de este enfermo, el Señor quiso ofrecer una gran señal al alma de que él creería, cuyos pecados había venido a devolver y cuyas dolencias había llegado a sanar con su humillación. Tengo la intención de hablar como puedo del profundo misterio de este hecho y de este signo, según el cual el Señor me concederá, contando con vuestra atención y oración para ayudar a mi debilidad. Mi insuficiencia será compensada por el Señor, con la ayuda de la cual hago lo que puedo.

2. Sé que os he hablado más de una vez de esta piscina que tenía cinco porches, en la que yacía una gran multitud de enfermos: lo que diré no será algo nuevo para muchos de vosotros. Sin embargo, no tiene sentido volver sobre las cosas que ya se han dicho: para que aquellos que aún no las conocen puedan aprenderlas, y aquellos que las conozcan podrán profundizarlas. No será necesario insistir en ello por mucho tiempo: una breve declaración será suficiente. Creo que esa piscina y esa agua significan el pueblo judío. Que las aguas simbolizan a los pueblos nos dice claramente Juan en el Apocalipsis, cuando, después de haber sido mostrado muchas aguas y haber preguntado lo que significaban, le dijeron que las aguas son los pueblos (Cfr. Ap 17, 15). Esa agua, por lo tanto, que la gente, estaba rodeada por los cinco libros de Moisés como si fuera por cinco arcadas. Pero esos libros estaban destinados a revelar la enfermedad, no a sanar a los enfermos. De hecho, la ley obligó a los hombres a reconocerse a sí mismos como pecadores, pero no los absolvió. Por lo tanto, la carta sin gracia creó culpables que, reconociéndose a sí mismos como tales, serían liberados de la gracia. Esto es lo que dice el Apóstol: si se hubiera concedido una ley capaz de dar vida, la justicia provendría realmente de la ley. ¿Por qué, entonces, se dio la ley? El Apóstol continúa: Pero las Escrituras tienen todo encerrado bajo pecado, para que a los creyentes se les conceda la promesa en virtud de la fe en Jesucristo (Ga 3, 21-22). Nada más claro. ¿No nos dan, tal vez, estas palabras, la explicación de las cinco arcadas y la multitud de enfermos? Las cinco arcadas representan la ley. ¿Por qué los cinco arcades no pudieron curar a los enfermos? Porque si se concediera una ley que pudiera dar vida, la justicia realmente provendría de la ley. ¿Por qué no pudieron curar a los que contenían? Porque las Escrituras han encerrado todo bajo pecado, para que a los creyentes se les conceda la promesa en virtud de la fe en Jesucristo.

3. ¿Y por qué sanaron en el agua agitada, cuántos no pudieron sanar en las arcadas? De hecho, se podía ver el agua de repente revolviendo y no se podía ver quién la agitaba. Hay que creer que esto se hizo por virtud angelical, no sin alusión a un misterio. Tan pronto como el agua se agitaba, la primera persona enferma que podía sumergirse en ella sanó; después de él, quienquiera que se arrojó al agua, lo hizo innecesariamente. Eso significa esto, si no que sólo un Cristo ha venido por el pueblo judío y, a través de sus grandes obras, con sus enseñanzas saludables, tiene pecadores problemáticos; con su presencia agitó las aguas provocando su pasión? Pero agitó el agua mientras permanecía oculto. En efecto, si lo hubieran conocido, no habrían crucificado al Señor de gloria (1 Co 2, 8). Descender al agua agitada significa, por lo tanto, creer humildemente en la pasión del Señor. Sólo uno fue sanado en la piscina para significar unidad. Quienquiera que vino después, no fue sanado porque fuera de la unidad no se puede sanar.

El significado sagrado del número cuarenta

4. Veamos ahora lo que el Señor quería decir con aquel que sólo entre todos los enfermos sanó, para, como ya hemos dicho, preservar el misterio de la unidad. En los años de su enfermedad se encontró con un número que simbolizaba la enfermedad. Había estado enfermo durante treinta y ocho años (Jn 5, 5). Se debe explicar un poco mejor cómo este número se refiere más a la enfermedad que a la curación. Ten cuidado, por favor: el Señor me ayudará a hablar apropiadamente, para que puedas oír lo suficiente. El cuarenta es un número sagrado y es un símbolo de perfección. Creo que esto es conocido por su Caridad. Esto es atestiguado insistentemente por las Escrituras divinas. El ayuno, como saben, recibió su carácter sagrado de este número. Moisés ayunó cuarenta días (Cf. Ex 34:28), así como Elías el Profeta (cf. 1 Rey 19:8), y el Señor y Salvador Jesucristo mismo con su ayuno llegaron a este número de días (Cfr. Mt 4,2). Ahora, Moisés representa la Ley, Elías los Profetas, el Señor el Evangelio. Por esta razón, los tres aparecieron en esa montaña, donde el Señor se mostró a los discípulos deslumbrantes en su rostro y en su túnica (Cfr. Mt 17, 1-3). Apareció en medio de Moisés y Elías, como para significar que el Evangelio recibió testimonio de la Ley y de los Profetas (Cfr. Rm 3, 21). Tanto en la Ley, por lo tanto, como en los Profetas y en el Evangelio, el número cuarenta parece vinculado al ayuno. Ahora, el ayuno verdadero y completo, el ayuno perfecto, consiste en abstenerse de la iniquidad y los placeres ilícitos del mundo: para que al negar la impiedad y la codicia del siglo, uno pueda vivir en este mundo con templanza, justicia y piedad. ¿Qué recompensa, según el Apóstol, está reservada para ese ayuno? Él continúa diciendo: esperando esa bendita esperanza y manifestación de la gloria del Beato Dios, y nuestro Salvador Jesucristo (T 2, 12-13). Celebramos en este mundo como una cuarentena de abstinencia cuando vivimos bien, cuando nos abstenemos de la iniquidad y los placeres ilícitos; y como esta abstinencia no estará sin recompensa, esperemos esa bendita esperanza y manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo. En virtud de esta esperanza, cuando la esperanza se haga realidad, recibiremos dinero como recompensa. Es la recompensa que, según el Evangelio, se da a los trabajadores de la viña (Cfr. Mt 20, 9am-10am). ¿Recordar? Espero no tener que recordarles siempre todo, como si fuera gente áspera y sin cultivar. Por lo tanto, recibirá como recompensa un dinero correspondiente al número diez, que, sumado a cuarenta, es cincuenta. Por eso celebramos en penitencia los cuarenta días previos a la Pascua, y con alegría, como los que recibieron la recompensa, los cincuenta días posteriores a la Pascua. A esta disciplina saludable de buenas obras, a la que se refiere el número cuarenta, añadimos el dinero del descanso y la felicidad, y así tenemos el número cincuenta.

5. El Señor Jesús mismo quiso significar esto más claramente, cuando, después de la Resurrección, pasó cuarenta días en la tierra con sus discípulos (Cfr. A la 1, 3); y, ascendió al cielo el día cuarenta, después de otros diez días, envió el don del Espíritu Santo (Cfr. A 2, 1-4). Estos misterios han sido presagiados, y los signos precedieron a la realidad. Nos estamos alimentando de estos signos, esperando llegar a las realidades permanentes. Somos trabajadores que todavía trabajan en el viñedo; después del día, una vez finalizada la obra, se nos dará la recompensa. Pero, ¿qué trabajador puede soportar la recompensa si no se alimenta durante el trabajo? Usted no sólo le da a su trabajador la mercede, sino que también le proporciona la comida necesaria para refrescarse durante la fatiga. Sí, alimenta al que darás la recompensa. Con este contenido de las Escrituras, el Señor también tiene la intención de nutrirnos a los que nos preocupan descubrirlos. Si se nos negara la alegría que proviene de la inteligencia de los misterios, fallaríamos en fatiga y nadie llegaría a la recompensa.

Cumplimiento de la ley por caridad

6. ¿En qué sentido, ahora, el número cuarenta es un símbolo de la obra realizada? Tal vez porque la ley se dividió en diez preceptos, y tuvo que ser predicada en todo el mundo, cuyo mundo consta de cuatro partes: Este, Oeste, Mediodía y Norte; así que, multiplicando el número diez por cuatro, tenemos cuarenta. O, porque el Evangelio, que está en cuatro libros, es el cumplimiento de la ley, como se dice en el evangelio mismo: no he venido a abolir la ley, sino a llevarla a cabo (Mt 5, 17), tanto por una razón como por la otra, y por otra que se nos escapa, aunque no escape a los que más se aprenden, es seguro que el número cuarenta indica una cierta perfección en las buenas obras , perfección que consiste sobre todo en el ejercicio de la abstinencia de los deseos ilícitos del mundo, es decir, ayuno entendido en el sentido más verdadero. Escuchen de nuevo al Apóstol que dice: La caridad es el cumplimiento de la ley (Rm 13, 10). ¿Y de ahí el nacimiento de la caridad? De la gracia de Dios, del Espíritu Santo. No viene de nosotros, no somos los autores. Es el don de Dios y el gran don de Dios: la caridad de Dios ha sido derramada en nuestro corazón por medio del Espíritu Santo que se nos ha dado (Rm 5, 5). La caridad, por lo tanto, lleva a cabo la ley, como se ha dicho con razón: La caridad es el cumplimiento de la ley. Busquemos esta caridad, como nos recomienda el Señor. Recuerden mi propósito: explicar el significado de los treinta y ocho años de esa enfermedad; para que ese número de treinta y ocho se refiera más a la enfermedad que a la curación. La caridad, dije, es el cumplimiento de la ley. El número cuarenta indica el cumplimiento de la ley en todas las acciones, y la caridad se nos presenta en dos preceptos. Ten cuidado, por favor, y fija en tu memoria lo que os digo, para no exponeros al desprecio por la palabra, haciendo de tu alma un camino donde el elenco de semillas no germina: Los pájaros vendrán y se lo comerán (M. 4, 4). Bienvenido y todo guardado en tu corazón. Hay dos preceptos de caridad que el Señor recomienda: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente; y amarás a tu prójimo como a ti mismo. A estos dos preceptos se reduce toda la Ley y los Profetas (Mt 22, 37-40). Con razón esa pobre viuda que puso dos centavos en el tesoro del templo ofreciéndole a Dios, dio todo lo que tenía que vivir (Cfr. Lc 21, 2-4); Así, con el fin de curar a esa persona enferma herida por bandidos, el hotelero recibió dos monedas (Cf. Lc 10, 35); así, Jesús pasó dos días con los samaritanos para fortalecerlos en la caridad (Cfr. Jn 4:40). Por lo tanto, siendo el símbolo número dos de una buena cosa, a través de ella está sobre todo inculcado la caridad distinta en dos preceptos. Ahora bien, si el número cuarenta significa perfección de la ley, y si la ley se logra sólo por el doble precepto de la caridad, ¿es sorprendente que ese hombre haya estado enfermo durante cuarenta años menos dos?

7. Veamos ahora cuán misteriosamente sanó el Señor a este enfermo. De hecho, el Señor, maestro de la caridad, lleno de caridad, ha llegado a recapitalizar – como se le había predicho – la palabra en la tierra (Cfr. Tiene 10, 23; 28, 22; Rm 9:28), y para demostrar que en los dos preceptos de la caridad se resumen toda la Ley y todos los profetas. En estos dos preceptos están encerrados Moisés con su ayuno de cuarenta días, y Elías con el suyo; y este número también el Señor eligió en su propio testimonio. El paralítico es sanado por el Señor mismo; pero primero, ¿qué le dice Jesús? ¿Quieres que te curen? (Jn 5, 6). Dice que no tiene un hombre que lo sumerja en la piscina. Sí, para ser sanado necesitaba absolutamente un hombre, pero un hombre que también fuera Dios. De hecho, Dios es el único, el mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús (1 Tm 2:5). Luego vino el hombre que era necesario; ¿por qué posponer aún la curación? Levánse – le dice el Señor – tome su lechuga y camine (Jn 5, 8). Tres cosas que le dijo: Levábete, levanta tu lechuga, camina. Pero la palabra levantada, no expresó el mandato de algo que se debe hacer, sino el acto mismo de sanación. A los enfermos ya sanados, el Señor entonces ordena dos cosas: Toma tu lechuga y camina. Ahora te pregunto: ¿no fue suficiente para ordenarle: ¿caminas? o sólo decir levantarse? Una vez que se levantó sanado, ciertamente no se habría quedado allí. ¿No se levantaría para caminar? También me llama la atención el hecho de que el Señor mandó dos cosas a ese hombre al que había encontrado enfermo durante cuarenta años menos dos. Era como mandarle las otras dos cosas que le faltaban para llegar a los cuarenta.

Para ver a Dios hay que amar al prójimo

8. ¿Cómo, ahora, podemos ver simbolizados en estas dos órdenes del Señor – Toma tu lechuga y camina – los dos preceptos? Recordemos juntos, oh hermanos, cuáles son estos dos preceptos. Porque deben estar presentes en vosotros: no debes llamarlos a la mente sólo cuando os recordamos a ellos; de hecho, nunca deben ser borrados de sus corazones. Siempre, en todo momento, debes recordar que uno debe amar a Dios y al prójimo: Dios con todo su corazón, con toda el alma, con toda la mente, y con el prójimo como nosotros (Lc 10, 27). Esto es lo que siempre hay que pensar, meditar siempre, recordar siempre, practicar siempre, actuar siempre a la perfección. El amor de Dios es el primero en ser mandado, el amor del prójimo es el primero que debe ser practicado. Al enunciar los dos preceptos del amor, el Señor no recomienda primero el amor del prójimo y luego el amor de Dios, sino que pone Primero a Dios y luego al prójimo. Pero como Dios todavía no lo ve, mereces verlo amar a los demás. Al amar a tu prójimo, haces que tu ojo sea puro para que puedas ver a Dios como Juan dice claramente: Si no amas al hermano que ves, ¿cómo puedes amar a Dios que no ves? (1 Jn 4, 20). Él te dice: ama a Dios. Si me dices: muéstrame la que debo amar, os responderé con Juan: Nadie ha visto a Dios (Jn 1, 18). Con esto no deben considerarlos excluidos de la visión de Dios, porque el evangelista afirma: Dios es caridad, y los que permanecen en la caridad permanecen en Dios (1 Jn 4, 1). Por lo tanto, él ama a su prójimo, y apunta dentro de vosotros a la fuente de la que brota el amor del prójimo: nos verás, como podrémos, Dios. Así que comienza con amar al prójimo. Rompe tu pan con los que tienen hambre, y trae a tu casa a los que no tienen hogar; si ves un ignudo, vístelo, y no desprecias quién es de tu carne. Al hacerlo, ¿qué pasará? Entonces qué aurora erosionará tu luz (Is 58:7-8). Tu luz es tu Dios. Él es para ti luz de la mañana, porque viene a ti después de la noche de este mundo. No se levanta ni se pone, siempre brilla. Será luz de la mañana para que vuelvas, el que te había derribado cuando te perdiste. Así que, con eso toma tu lechuga y camina, me parece que el Señor significa: ama a tu prójimo.

Caminando juntos

9. Sigue siendo oscuro y requiere explicación, en mi opinión, del hecho de que el Señor manda el amor del prójimo en el acto en el que nos ordena tomar la lechuga, no nos parece conveniente que el prójimo sea comparado con una cosa bastante banal e inanimada, ya que es una lechuga. Uno no ofende al prójimo, si el Señor nos lo recomienda a través de algo carente de alma e inteligencia. Nuestro Señor y Salvador Jesucristo mismo fue llamado piedra angular, destinado a reunir dos muros, es decir, dos pueblos (Cfr. Ef 2, 14-20). También se llamaba acantilado, del que fluía agua: Y ese acantilado era Cristo (1 Co 10,4). ¿Qué maravilla, entonces, si otros son simbolizados en la madera de la lechuga, ya que Cristo fue simbolizado en el acantilado? No cualquier madera, sin embargo, es un símbolo de los demás, ya que no cualquier acantilado era un símbolo de Cristo, sino ese acantilado del que el agua fluía por los sedientos; ni ninguna piedra, sino la piedra angular que unió en sí misma las dos paredes de origen opuesto. Así que no tienes que ver el símbolo del siguiente en ninguna madera, sino en la lechuga. Ahora os pregunto: ¿por qué se simboliza el siguiente en la lechuga, si no porque ese hombre mientras estaba enfermo fue llevado a la lechuga, y, una vez sanado, fue él quien trajo la lechuga? ¿Qué dice el Apóstol? Llevad las cargas unos a otros, y así cumplirás la ley de Cristo (Ga 6, 2). La ley de Cristo es caridad, y la caridad no se cumple a menos que llevemos las cargas de los demás. Os lleven el uno al otro con amor, añade el Apóstol, y estudien la preservación de la unidad del espíritu por medio del vínculo de paz (Ef 4, 2-3). Cuando estabas enfermo te trajo tu vecino; ahora que os sanan, vosotros deben ser los que traigan a vuestro prójimo: Carguen las cargas unos de otros, y así cumplirán la ley de Cristo. Así es como, oh hombre, vas a completar lo que te perdiste. Así que toma tu lechuga. ¡Y cuando lo consigas, no te detengas, camina! Amando a los demás y preocupándose por él, caminarás. ¿Qué camino tomarás, si no el que conduce al Señor Dios, al que debemos amar con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todas nuestras mentes? Todavía no hemos llegado al Señor, pero nuestro prójimo siempre lo tiene con nosotros. Por lo tanto, trae al que caminas, para llegar a Aquel con quien deseas permanecer para siempre. Toma tu lechuga y camina.

10. También lo hizo, y los judíos se sorprendieron. Vieron a un hombre traer su cama un sábado y no se atrevieron a aceptarlo con el Señor que lo había curado un sábado, porque temían que él respondiera: ¿Cuál de ustedes, si una yegua cae en el pozo, no lo saca un sábado, y no lo salva? (cf. Lc 14,5). Así que no lo culparon por curar a un hombre un sábado, pero le hicieron una observación a ese hombre porque llevaba su cama. Suponiendo que la sanación no se posponga, ¿era permisible dar esa orden? Así que dijeron, “No puedes hacer lo que haces, quítate la lechuga. Y eso apelando al autor de su curación: Quien me sanó, me dijo: Toma tu cama y camina. ¿No podría aceptar una orden de la que había recibido la curación? Y esos: ¿Quién es ese hombre que te dijo: Toma tu cama y camina? (Jn 5: 10-12).

11. Los sanados no sabían quién era el hombre que le dio esa orden. Jesús, de hecho – después de haber realizado el milagro y dado orden – había desaparecido en la multitud (Jn 5, 13). Observe este detalle. Llevamos a nuestro prójimo y caminamos hacia Dios; y de la misma manera que todavía no lo vemos hacia quien caminamos, para que aún no conociera a Jesús. Es un misterio que se nos sugiere: creemos en aquel que aún no vemos, y él, para no ser visto, desaparece entre la multitud. Es difícil ver a Cristo entre la multitud. Nuestro alma necesita soledad. En soledad, si el alma está atenta, Dios se deja ver. La multitud es bulliciosa: se necesita silencio para ver a Dios. Toma tu lechuga, trae a tu prójimo, de quien te han traído; y camina, para llegar a Dios. No busques a Jesús entre la multitud, porque no es uno de la multitud: precedió a la multitud en todos los sentidos. Ese gran pez se levantó primero del mar, y se sienta en el cielo para interceder por nosotros: él solo, como un gran sacerdote, ha penetrado en el Santo de los Santos más allá del velo, mientras que la multitud permanece fuera. Camina, tú que traes el siguiente; mientras aprendiera a traerlo, tú que estabas acostumbrado a dejarse llevar. En resumen, todavía no conoces a Jesús, todavía no ves a Jesús; pero escucha lo que sigue. Como no abandonó su lechuga y continuó caminando, poco después Jesús lo conoció en el templo. No lo había conocido entre la multitud, lo conoció en el templo. El Señor Jesús lo vio tanto en la multitud como en el templo; los enfermos no reconocieron a Jesús en la multitud, sino sólo en el templo. Eso, por lo tanto, llegó al Señor: lo conoció en el templo, en el lugar sagrado, en el lugar santo. ¿Y qué oyó? He aquí, estás sanado; no más pecado, para que no te pase peor (Jn 5, 14).

12. Entonces ese hombre, después de haber visto a Jesús y sabía que era el autor de su sanación, corrió sin demora a anunciar a quién había visto: fue a decirle a los judíos que era Jesús quien lo había sanado (Jn 5, 15). Ese anuncio los llenó de furia: proclamó su salvación, pero no buscaron la suya.

El misterio del sábado

13. Los judíos persiguieron a Jesús, porque hizo estas cosas un sábado. Escuchemos lo que el Señor responde a los judíos. Ya te he dicho lo que solía decir sobre las curaciones del sábado: que no dejaban que sus animales perecieran un sábado, criándolos si caían o alimentándolos. ¿Qué dices de la cama del sábado? A los ojos de los judíos ciertamente parecía una obra corporal, no la curación del cuerpo, sino la actividad del cuerpo, más aún porque esto no parecía tan necesario como la curación. Que el Señor nos revele, por lo tanto, el misterio del sábado y el significado de la observancia de ese día de descanso prescrito temporalmente a los judíos, y nos enseñen cómo este misterio ha encontrado su realización en Él. Mi Padre, dice, sigue actuando y yo también actúo (Jn 5, 16-17). Causó un gran alboroto entre ellos: el agua se agita por la venida del señor, pero el que la agita permanece oculta. Sin embargo, para la agitación del agua, es decir, para la pasión del Señor, el mundo entero, como un gran enfermo, obtiene la curación.

14. Veamos, pues, la respuesta de la Verdad: mi Padre sigue actuando y yo también actúo. Entonces, ¿no es cierto lo que dice la Escritura, que Dios descansó en el séptimo día de todas sus obras (Gn 2, 2)? Y el Señor contradice esta Escritura, debido a Moisés, cuando él mismo le dice a los judíos: Si creyeron a Moisés, ustedes también me creerían; de hecho, escribió de mí (Jn 5, 46)? Veamos, por lo tanto, si las palabras de Moisés: el séptimo día que Dios descansó, no tienen otro significado. Dios no había dejado de trabajar suspendiendo la obra de la creación, ni necesitaba descansar como el hombre. ¿Cómo pudo él que lo había hecho todo por word tire? Sin embargo, es cierto que el séptimo día Dios descansó, y es igualmente cierto lo que Jesús dice: mi Padre sigue actuando. Pero, ¿cómo puede un hombre explicar este misterio a otros hombres como él, débiles como él, como él ignorantes y ansiosos por aprender? Y suponiendo que un hombre haya entendido algo, ¿cómo puede expresarlo y explicárselo a aquellos que tan difíciles de entender incluso cuando pueden expresar lo que entienden? ¿Quién será capaz, o mis hermanos, de explicar con palabras cómo Dios puede trabajar sin fatiga y descansar mientras continúa trabajando? Esperen, por favor, haber hecho más progresos en el camino de Dios. Para ver esto debes haber llegado al templo de Dios, en el lugar santo. Cargue a su vecino y camine. Vendrás a ver a Dios donde ya no necesitarás palabras humanas.

15. Creo que se puede decir, más bien, que el descanso de Dios en el séptimo día fue un gran signo misterioso del Señor y Salvador nuestro Jesucristo mismo, quien declaró: Mi Padre sigue actuando, y yo también actúo. El Señor Jesús también es Dios. Él es la Palabra de Dios, y ustedes han oído que al principio él era la Palabra; y no cualquier verbo, sino que la Palabra era Dios, y todas las cosas se hicieron por medio de él (Jn 1, 1.3). Aquí tal vez esté el significado del descanso de Dios de todas sus obras en el séptimo día. De hecho, lee el Evangelio y verás cuántas cosas maravillosas ha logrado Jesús. Trabajó en la cruz nuestra salvación, para que todos los oráculos de los profetas se cumplieran en él; fue coronado con espinas, se colgó en la cruz; él dijo: Yo sediento (Jn 19,28), y tomé el vinagre del que estaba empapada la esponja, para que se cumpliera la profecía: En mi sed me regaron con vinagre (Sal 68,22). Pero cuando todas sus obras se llevaron a cabo, en el sexto día, reclinó la cabeza e hizo el espíritu, y el sábado descansó en la tumba de todas sus labores. Así que es como les dice a los judíos: ¿Por qué esperas que no opere un sábado? La Ley del Sábado se le dio en referencia a mí. Vuelve tu atención a las obras de Dios: Yo estaba presente cuando se llevaron a cabo y todas se llevaron a cabo a través de mí. Sé que mi Padre sigue actuando. El Padre creó luz; él dijo: Que se haga la luz (Gn 1, 3); pero, si él dijo, significa que operó a través de la Palabra. Y yo era, yo soy su Palabra; a través de mí a través de esas obras se creó el mundo, y a través de mí a través de estas obras se gobierna el mundo. Mi Padre entonces trabajó, cuando creó el mundo, y todavía trabaja ahora gobernando el mundo. Al crear él creó a través de mí, gobernando gobernar a través de mí. Esto dijo el Señor, ¿pero a quién? A los sordos, a los ciegos, a los cojos, a los enfermos que no querían saber sobre el médico, y en su locura querían matarlo.

16. Continuar el evangelista dice: Por esta razón, tanto más, los judíos querían matarlo, porque no sólo violó a la Sn. sino que llamó a Dios su propio Padre. Y no llamó a Dios su padre en un sentido genérico, sino en un sentido preciso y único: hacerse igual a Dios (Jn 5, 18). De hecho, nosotros también le decimos a Dios: Nuestro Padre que estás en los cielos (Mt 6, 9); de las Escrituras también sabemos que los judíos le dijeron a Dios: Eres nuestro padre (Is 63:16; 64, 8). No reaccionaron porque llamó a Dios su padre en este sentido, sino porque lo llamó su padre en un sentido completamente diferente de lo que los hombres lo llaman. Los judíos han entendido lo que los arios no entienden. Los arios dicen que el Hijo no es igual al Padre, y por lo tanto a la herejanía que aflige a la Iglesia. He aquí, las mismas personas ciegas, las mismas que vinieron a matar a Cristo, comprendieron el significado de las palabras de Cristo. No entendían que él era el Cristo, y mucho menos que él era el Hijo de Dios, y sin embargo comprendieron que con esas palabras se presentaba a sí mismo como el Hijo de Dios, igual a Dios. No sabían quién era, pero se dieron cuenta de que se presentaba como el Hijo de Dios, porque llamó a Dios su padre, haciéndose igual a Dios. ¿Pero tal vez no era igual a Dios? No fue él quien se hizo igual a Dios, sino que fue Dios quien lo había generado igual a sí mismo. Si por iniciativa propia se hubiera hecho igual a Dios, tal usurpación lo habría hecho caer en desgracia de Dios. Él, de hecho, que decía ser igual a Dios, sin ser uno, cayó en desgracia (Cfr. Es 14: 14-15), y como ángel se convirtió en el diablo, y le prometió al hombre el veneno del orgullo por el que fue expulsado del cielo. De hecho, ¿qué sugirió al hombre, que envidiaba por qué se había parado mientras se había caído? Prueba el fruto, y llegarás a ser como dioses (Gn 3, 5); es decir, toma con fraude lo que no eres, como yo lo hice, después de haber tratado de usurpar la naturaleza divina, me echaron. Ese no fue exactamente el caso, pero ese fue el contenido de su tentación. Cristo, en cambio, no se había convertido, sino que había nacido igual al Padre: fue generado por la misma sustancia que el Padre, como nos recuerda el Apóstol: Él, a pesar de ser de la misma forma de Dios, no consideró ser igual a Dios para ser una usurpación. ¿Qué quieres decir con que no consideró una usurpación? Significa que no usurpó su igualdad con Dios, porque la poseía desde su nacimiento. ¿Y cómo podemos llegar a aquel que es igual a Dios? Se aniquiló tomando la forma de siervo (Fl 2:6-7). Se aniquiló a sí mismo, sin perder lo que era, asumiendo lo que no era. Los judíos, despreciando esta forma de siervo, eran incapaces de entender que Cristo Señor era igual al Padre, aunque no podían dudar de que esto de sí mismo afirmaba: de hecho, por esta razón lo persiguieron. Jesús, sin embargo, los soportó y trató de sanar a los que luchaban contra él.

Deja un comentario