PRÁCTICA DEL EJERCICIO DE LA PRESENCIA DE DIOS – Tomado de las cartas de Fra Laurent

del libro:
Fra Laurent de la Résurrection

LA EXPERIENCIA DE LA PRESENCIA DE DIOS

Editrice Àncora – Milán

La práctica más santa y más necesaria en la vida espiritual es la presencia de Dios, que consiste en disfrutar y acostumbrarse a su divina compañía, hablando humilde y amorosamente entretenido con él, en todo momento, en todo momento, sin regla, sin medida; especialmente en tiempos de tentaciones, sufrimientos, arides, disgustos e incluso infidelidades y pecados.

Debemos esforzarnos continuamente para asegurarnos de que todas nuestras acciones sean una forma de entretenernos un poco con Dios, pero sin afectación, sino como provienen de la pureza y sencillez del corazón. Debemos hacer todas nuestras acciones con peso y medida, sin impetuosidad y prueba, que distingan a un espíritu desviado. Debemos trabajar suave y amorosamente con Dios, orarle para que le guste nuestra obra, y a través de esta atención continua a Dios, romperemos la cabeza del diablo y dejaremos caer sus armas de mano. Durante nuestro trabajo y otras acciones, incluso durante nuestras lecturas, aunque espirituales, durante nuestras devociones externas y oraciones vocales, debemos dejar por un pequeño momento, tan a menudo como podamos, de adorar a Dios en el fondo de nuestros corazones, regocijándonos en la fuga, alabándolo, pídele su ayuda, ofreciéndole nuestro corazón y dándole las gracias.

¿Que puede haber más agradable a Dios que dejar tantas veces al día a todas las criaturas para retirarse y adorarlo interiormente? No podemos dar a Dios más testimonio de nuestra fidelidad que renunciando y despreciando a la criatura mil veces para regocijarnos en un momento del Creador. Este ejercicio destruye gradualmente el amor propio que sólo puede existir entre las criaturas, y del cual las frecuentes llamadas a Dios se deshacen de nosotros sin que nos demos cuenta. Tal presencia de Dios es la vida y el alimento del alma. Y puede ser adquirida por la gracia del Señor; aquí están los medios: una gran pureza de vida, asegurando cuidadosamente que no hagamos, digamos o pensemos nada que pueda desprevener a Dios; y cuando algo así haya sucedido, humildemente pídale perdón y haga penitencia; gran fidelidad en la práctica de esta presencia y en la mirada interior de Dios mismo, que siempre debe hacerse con suavidad, humildad y amor, sin soltar ninguna perturbación.

Hay que hacer esfuerzos especiales para que esta mirada interior espere unos momentos a tus acciones exteriores, que las acompañes de vez en cuando y que las acabes con todas de esta manera. No debemos molestarnos cuando olvidamos esta práctica santa: basta con retomarla con tranquilidad cuando se haya formado el hábito: todo se hará con placer. No podría lograrse sólo a través de la mortificación de los sentidos, ya que es imposible que un alma que todavía se complace un poco en la criatura pueda regocijarse por completo en esta presencia divina. Porque para estar con Dios absolutamente tienes que dejar a la criatura. Dios quiere poseer solo nuestro corazón de luto; si no lo vacíamos de otra cosa que no sea él, no puede actuar y hacer lo que quiera. A menudo se lagna sobre nuestra ceguera; clama sin parar que somos dignos de compasión para conformarnos con tan poco. Tengo, dice, infinitos tesoros para darte, y una devoción un poco sensible que pasa en un momento te satisface. Al hacerlo, atamos las manos de Dios, y detenemos la abundancia de sus gracias. Entonces será útil, con el fin de progresar en la práctica de la presencia de Dios, para deshacerse de toda preocupación, incluso de una serie de devociones particulares, aunque excelente, pero que a menudo se cuidan fuera de turno, porque al final del día tales devociones son sólo medios para un fin. Por lo tanto, si a través de este ejercicio de la presencia de Dios, estamos con el que es nuestro fin, es inútil que volvamos a los medios; pero podemos continuar con él nuestro intercambio de amor, permaneciendo en su santa presencia, y a través de un acto de adoración, y a través de una rama de ofrenda o acciones de gracia, y en todas las formas que nuestro espíritu inventará.

No es necesario estar siempre en la iglesia para estar con Dios. Podemos hacer de nuestros corazones una oratoria, en la que nos de vez en cuando nos dediseamos a hablar con él. Todo el mundo es capaz de estas conversaciones familiares con Dios; una pequeña elevación del corazón es suficiente, escribe entre Laurent, aconsejando este ejercicio a un caballero: un pequeño pensamiento de Dios, una adoración interior, aunque con prisa, y la espada en la mano. Son oraciones que, por breves que sean, son muy agradables a Dios y que, lejos de perder valor, en las circunstancias más peligrosas, lo fortalecen. Así que recuerda tanto como sea posible; esta forma de orar es verdaderamente apropiada y muy necesaria para un soldado, expuesto todos los días a los peligros de su vida y a menudo de su salvación. Este ejercicio en la presencia de Dios es de gran utilidad para orar bien; porque al evitar que el espíritu tome vuelo durante el día, y guardarlo exactamente con Dios, será más fácil permanecer en silencio durante la oración. Toda vida está llena de peligros y rocas, es imposible evitarlos sin la ayuda continua de Dios; pero , ¿cómo preguntarle sin estar con él? ¿Cómo estar con él, si no pensar en ello a menudo? ¿Cómo podemos pensar en ello a menudo si no es gracias al santo hábito de estar en su presencia, para pedirle las gracias que necesitamos en todo momento?

Nada puede consolarnos tanto en los sufrimientos y tristezas de la vida como este diálogo familiar con Dios. Si se pone fielmente en práctica, todas las enfermedades del cuerpo serán soavi para nosotros. Dios a menudo nos permite sufrir para purificar nuestra alma y mantenernos con él. ¿Cómo puede sufrir una persona que está con Dios y que no está vacía que él? Por lo tanto, es necesario adorarlo en nuestras enfermedades, ofrecerle de vez en cuando nuestras penas, pedirle con amor, como un niño a su padre que se ajuste a su santa voluntad y para obtener la ayuda de su gracia Estas oraciones cortas son muy apropiadas para los enfermos, y son un excelente calmante del dolor. Es un paraíso para sufrir y estar con Dios. Por esta razón debemos acostumbrarnos en las penas a un diálogo familiar con Dios y evitar que nuestro espíritu se aleje de él, debemos vigilarnos sin descanso, para no hacer, decir o pensar nada en la enfermedad con el pretexto de la comodidad, que puede disgustarlo. Cuando somos tan tomados por Dios, los sufrimientos para nosotros serán sólo dulzura, bálsamos y consuelo.

El mundo no entiende estas verdades, y no me sorprende, porque ve las enfermedades como los penes de la naturaleza y no como las gracias de Dios. Aquellos que los consideran provenientes de la mano de Dios, los efectos de su misericordia y los medios que utiliza para salvar el color al que los envía, suelen gozar de gran consuelo.

Deja un comentario