Necesidad de devoción mariana

Para introducir este argumento es necesario hacer una premisa: por perfecta que sea, María sigue siendo una criatura y Dios, suficiente para Sí mismo, podría haber prescidados de ella para realizar su plan de salvación de los hombres. Sin embargo, Él ha decidido involucrarla y ya que Dios es inmutable, María siempre tendrá un papel central en la economía de la redención. Jesús es el único mediador entre el hombre y Dios, pero llegar directamente a Cristo no es fácil para nosotros, necesitamos mediación entre nosotros y Jesús. Aquí, entonces, está la Virgen María, mediadora de todas las gracias por la propia voluntad del Señor. Jesús dio a María todos Sus bienes, virtudes y méritos de Su Sacrificio y lo convirtió en un canal a través del cual los concede a las almas que los buscan. Ningún regalo del Cielo se concede a los hombres que no pasan por las manos y para el Inmaculado Corazón de María. María es el camino más seguro, fácil y corto para llegar a Jesús.

San Luis María Grignión de Montfort, uno de nuestros Santos Patronos, de quien extraíamos la oración por nuestro proyecto con el que comenzamos la recitación de la Hora de La Guardia del Santo Rosario, entra en el meollo de la cuestión: “Es mi convicción personal que nadie puede llegar a una unión íntima con Nuestro Señor y a una fidelidad perfecta al Espíritu Santo sin una gran unión con SS.ma Virgen (…) Sólo María ha encontrado la gracia con Dios sin la ayuda de ninguna criatura (…) Ya llena de gracia cuando fue recibida por el Arcángel Gabriel (…) el Altísimo ha constituido su único tesorero de Sus tesoros y el único dispensador de Sus gracias (…) En todas partes y siempre Jesús es el fruto e hijo de María, la verdadera Madre que lo genera (…) Sólo a María Dios le ha dado las llaves que introducen en la intimidad de Su amor, con el poder de entrar en las formas más sublimes y secretas de perfección y dejar entrar a los demás.” (from the Treaty of True Devotion to Mary No. 43-45). Por lo tanto, hay muchas razones por las que la devoción mariana es necesaria.

El fin de nuestras vidas, cualquiera que sea el estado de vida, es la santidad: participar en la vida divina, que nuestra alma esté íntimamente conformada a Jesús, que Jesús nazca y habite en nuestra alma. Si Cristo, en su humanidad, vino al mundo a través de María, Él puede “nacer” espiritualmente en nosotros y el Espíritu Santo puede hacer maravillas de gracia, más encontrará en nuestra alma a la Virgen María, Su Novia.

Además, como en el orden natural (de la vida humana) para nacer necesitamos un padre y una madre, así incluso en el orden de gracia (de vida sobrenatural) necesitamos un padre y una madre. Pero, ¿cuándo se convirtió María en nuestra madre? Jesús de la Cruz no sólo con palabras perdonó a sus verdugos (¡incluyéndonos con nuestros pecados!) sino que, además de Su propia vida, quiso darles, como ayuda, lo más querido que tenía en esta tierra: ¡Su Madre! Es en el Calvario, por lo tanto, que Nuestra Señora nos ha “dado a luz”, a través de un nacimiento que, a diferencia del nacimiento virginal de Su Divino Hijo, fue muy doloroso: ¡ni siquiera es posible imaginar el dolor de María al pie de la Cruz! Pero si nacimos allí, significa que Ella ya nos estaba llevando en su vientre. S. Alfonso María De Liguori enseña que desde la Anunciación había entendido que se convertiría no sólo en Madre de Dios sino también en Madre Nuestra. Consideremos, pues, cuánto nos ama María: después del fiat de la Anunciación, Jesús ahora le pide otro sí, mucho más difícil y doloroso, para convertirse en Madre de los crucifixores de Su Hijo, para dar a Su Divino Hijo a cambio de cada uno de nosotros, hijos tan a menudo ingratos! Citando a San Agustín, Montfort escribe que en esta tierra cuando un niño está en el vientre de la madre no ve a su madre sino que está dentro de ella y recibe de ella todo lo que necesita para vivir. Así es para nosotros los devotos de María: en esta vida ella nos lleva en Su vientre, nuestra vida espiritual depende de ella, pero no podemos verla; el día de nuestra muerte, será el día en que ella dará a luz a la vida verdadera, la vida eterna, y por fin la veremos!

La devoción mariana no es un hecho puramente sentimental o emocional. En general la fe no puede basarse en sentimientos (que van y vienen aunque en ciertos momentos puedan ayudarnos y darnos algún consuelo). Más bien, necesitamos la voluntad, la razón correcta, así como, por supuesto, la gracia de Dios. Todo esto nos da la perseverancia necesaria para superar los momentos de aridez que también pueden servirnos gracias a ellos el Señor sirve para poner a prueba nuestra fe y hacernos merecer el Paraíso. La devoción mariana tiene fundamentos teológicos en la revelación divina misma, por lo tanto en la Tradición de la Iglesia y en la Sagrada Escritura. Recordemos que la Fe de María es la constitutiva de la Iglesia: Su Fe el Sábado Santo (la única que la preservó cuando incluso los apóstoles se perdieron después del triste “espectáculo” del Calvario) es lo que mantuvo unida a la naciente Iglesia con Su Fundador Jesucristo. La Iglesia, a través de la enseñanza de los Papas y de los santos más grandes de sus padres, siempre ha enseñado la importancia de la devoción a Nuestra Señora y en particular del Santo Rosario, la oración cristológica por excelencia, ya que nos hace meditar sobre los misterios de la vida de Jesús con los ojos y el corazón de María.

Una vez más, debemos amar a Nuestra Señora porque ella es nuestra Co-Redentor habiendo vivido en Su alma la misma Pasión que Jesús sufrió en su cuerpo. San Alfonso M. de Liguori nos recuerda que en el momento de nuestra muerte, cada vez que hayamos recitado en el Ave María: ” orenpor nosotros los pecadores ahoray a la hora de nuestra muerte ” hará que la Inmaculada Concepción esté allí para defendernos. De hecho, al testificar la muerte de Jesús, María ha adquirido el privilegio de presenciar la muerte de todos sus hijos.

María es también un modelo de toda virtud, y por lo tanto una referencia a imitar para el cristiano. En Su Inmaculada Concepción, ella nos recuerda cómo éramos, así como Dios nos había creado antes de que fuimos corrompidos por el pecado original. María es la obra maestra más grande entre las criaturas de Dios: ella es una criatura, pero Sus alturas tocan el cielo; es muy humilde, pero Su grandeza no se puede medir; está oculto, pero su belleza es indescriptible; ella es Virgen, pero es la Madre de Jesús Hombre-Dios; es Inmaculada y misericordiosa con los pecadores; es el suspiro de los santos y la alegría de los ángeles; deleite de la Santísima Trinidad; perla preciosa y escala del Paraíso.

Otra razón muy importante a considerar para entender la importancia de amar a Nuestra Señora es que Jesús primero la amó y debemos imitarlo en esto también: debemos amarla como Él mismo la amó. Por supuesto que nunca podremos alcanzar este grado de amor, pero por esta misma razón nunca será posible decir que somos “demasiado” marianos, como si dando algo a María, le quitásemos algo a Cristo. De hecho, no tiene nada para sí misma y, como un espejo puro, todo se refleja en Dios (como vemos claramente en el episodio de la Visitación a Isabel, en el que, al saludo de su prima, responde con la oración del Magnificat). Jesús y María no pueden separarse: la voluntad deMaríaestá perfectamente identificada con la de Jesús, por lo que no debería sorprendernos que algunos santos, como San Maximiliano M. Kolbe, hablen de ” hacer la Voluntad de la Inmaculada “. Jesús quiso glorificar Su libertad y su poder al verse a sí mismo “encerrado” en el seno de la Virgen más pura, en depender de ella en todo: en la concepción, en el nacimiento, en la infancia, en la vida oculta de Sus primeros treinta años, incluso en Su muerte cuando, depuesto por la Cruz, será puesto una vez más en los brazos de la madre. De ella fue amamantado, alimentado, criado, criado y ofrecido como un sacrificio por nosotros.

Por último, pensando en las razones de la devoción mariana, ¿cómo podemos olvidar que es la propia Virgen la que, en Sus numerosas apariciones, deteniéndose en las reconocidas por la Iglesia, nos pide que nos consañemos a Su Inmaculado Corazón? Pensemos, en todos ellos, en las apariciones de Fátima.

En conclusión, la presencia de la devoción mariana en un alma es siempre una señal de que uno está en el camino correcto: así como el amanecer precede a la salida del sol, así la devoción mariana en un alma predice la conversión, el nacimiento del Sol de justicia: ¡Jesucristo! En su libro “El secreto de María“, San Luis M. Grignion de Montfort hace esta hermosa analogía: nuestro corazón es como un jardín en el que debemos plantar la planta de devoción a Nuestra Señora, defenderla de la hierba de los vicios y pecados y regarla con la oración diaria. Así esta planta dará como fruto a Jesús (“el bendito fruto de su seno”): Nuestra Señora es la flor y Jesús es el fruto de esta flor inmaculada.

Deja un comentario